Cervecero pampeano obtuvo premios

La elaboración de cerveza artesanal crece en nuestra provincia. Para Fernando Hernández es un equilibrio entre ciencia y arte.
El joven de Jacinto Arauz, Fernando Hernández, dedicado desde hace un tiempo a la elaboración de cerveza artesanal, obtuvo importantes distinciones a nivel nacional, entre ellos la medalla al primer puesto y medalla de plata en el estilo Belgián Tripel.
Es hijo del diputado provincial Darío Hernández, y contó que “desde 2012 hasta ahora obtuve diversas medallas a nivel nacional. La más importante fue el año pasado, cuando conseguí el primer puesto y medalla de plata en el estilo Belgian Tripel. Por ese premio estuve invitado a cocinar en la fábrica de Antares en Mar del Plata, en la cocción anual que realiza ‘Somos Cerveceros’, a beneficio de diferentes organizaciones. En ese caso fue a beneficio del hospital de niños de Tandil donde se realizó el concurso”.

Arte y ciencia.
Explicó Fernando que “lo más apasionante de este hobbie es que es un equilibrio entre arte y ciencia. Uno no puede realizar una excelente cerveza
sin tener en cuenta una infinidad de detalles técnicos, pero tampoco alcanza con eso, porque hay que aprender a combinar los insumos: diferentes maltas, lúpulos, especias, etc. Utilizar variantes en el proceso de producción, para lograr el estilo de cerveza que estamos buscando, incluso diferentes cepas de levadura y temperaturas de fermentación para lograr el perfil deseado.
Contó que empezó a elaborar cerveza “con un amigo en diciembre de 2009 en la ciudad de Bahía Blanca. La idea surgió un mes antes de la primera elaboración cuando hubo un pequeño curso dictado en la Universidad Nacional del Sur, donde cursaba mis estudios Universitarios”, Allí se recibió de licenciado en Ciencias de la Computación.
Luego de aquella primera experiencia comenzó el proceso de aprendizaje con asistencia a charlas, lectura de bibliografía y participación en foros de Internet.

“Somos cerveceros”.
“En ese momento conocí la existencia de una asociación de cerveceros caseros en nuestro país llamada ‘Somos Cerveceros’, de la cual hoy soy socio. Esta entidad, entre otras cosas, promovía la capacitación de los cerveceros artesanales, realizaba concursos nacionales, etc.
Hernández, en 2010, concurrió a una actividad organizada por esa asociación en Mar del Plata y por primera vez concursó con su cerveza. “Volví sin premios pero con una devolución de los jueces que me marcaban los defectos encontrados en mi cerveza y como mejorarlos, ese creo, fue el verdadero
punto de partida”, admitió.
El joven explicó que mejoró el equipo con el que cocinaba. “Aprendí mucho más sobre los procesos de elaboración y empecé a participar en cuanto concurso había”, amplió.

Copa Sudamericana.
Haber obtenido medallas a nivel nacional le permitió participar de la primera Copa Sudamericana de Cerveceros Caseros realizada en Montevideo en agosto de este año. Había gente de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, y se concursaba en dos estilos: Weissbier y Robust Porter, y tuve la suerte de obtener el tercer puesto en ambos. Fue una excelente experiencia para conocer el movimiento cervecero en los países limítrofes y a muchos cerveceros caseros que se acercaron hasta Montevideo”.