Chicanas del ministro Tierno llegaron a la Corte Suprema

LA PRESCRIPCION DE LA CAUSA APARECE COMO LEJANA

A través de un recurso extraordinario federal, las chicanas del ministro de Seguridad de la provincia, Juan Carlos Tierno, están desde el pasado 8 de noviembre en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El ministro -ex intendente santarroseño por 87 días-, tenía dos opciones para concurrir ante el máximo tribunal de la Nación: o con un recurso extraordinario como el que finalmente se planteó, o en queja.
Tierno cuestiona la integración del Tribunal de Impugnación Penal, y pese a que en su momento el STJ ya había determinado que el tribunal que debía juzgarlo estaba habilitado para hacerlo, aquél siguió cuestionando la resolución. Así pidió ir a la Corte Suprema, que ahora deberá decidir si toma el caso, o lisa y llanamente lo rechaza utilizando el artículo 280. Este es el mecanismo legal por el que la CSJ ni siquiera se aboca al estudio de un expediente; y sólo si no se produce ese rechazo se avendría a considerar la presentación.

En la Corte.
El expediente n° 22/15 según el registro de la Sala B del Superior Tribunal de Justicia, fue elevado -está caratulado CSJ 001875/2016-00- y se encuentra en la Secretaría Judicial n° 3 de la Corte para su despacho.
En las últimas horas se ha venido hablando de la situación procesal del actual ministro, y ex intendente procesado, Juan Carlos Tierno, y la causa en la que está involucrado por abuso de autoridad -en realidad está condenado en primera instancia a dos años de prisión- esta radicada por un recurso extraordinario en la Suprema Corte.
Hace algunos meses se informó que Tierno había sufrido un nuevo revés judicial, porque el STJ le había rechazado una presentación con la pretensión de que los jueces del Tribunal de Impugnación Penal no se aboquen a tratar el tema de fondo. Cuestionaba el imputado que la integración del T.I.P. no debía contar con jueces sustitutos.

¿Prescripción? Difícil.
Lo que sí puede señalarse es que si el ministro de Seguridad especulaba con la prescripción de la causa eso no parece ser posible. En ese sentido la jurisprudencia del Superior Tribunal de Justicia ha sido que no prescriben aquellas causas en la que estén involucrados quienes hayan sido funcionarios públicos. Sólo pueden reclamar esa figura los que llevan por lo menos dos años fuera de la administración pública, y ese no es el caso de Tierno, que ahora es ministro, pero antes se desempeñó como asesor legislativo de su propia esposa, Sandra Fonseca.
Y no sólo eso. Hay otro antecedente de una Cámara de la ciudad de La Plata que determinó que los delitos por corrupción no prescriben (en ese caso el tribunal platense asimiló el delito de un funcionario a la figura de corrupción).

Serie de recusaciones.
Cabe recordar que Juan Carlos Tierno fue condenado en diciembre de 2014 por abuso de autoridad; pero enseguida apeló al Tribunal de Impugnación Penal, pero pasó a refutar a varios conjueces que iban siendo designados para integrarlo.
En septiembre 2015 se conformó un tribunal integrado por los piquenses Pablo Durigón, Claudia Guazzaroni y Jorge Tanos Mafud, quienes determinaron que Filinto Benigno Rebecchi y los jueces de control Daniel Ralli y Florencia Maza debían juzgar al ex intendente. Pero Tierno volvió a rechazarlos; aunque luego, en el Superior Tribunal, Elena Fresco y Luis Pagano rechazaron todos los recursos presentados por Tierno. Pero el ahora ministro los vuelve a recusar y pide ir en recurso extraordinario a la Corte, lo que le fue concedido por José Sappa y Fabricio Losi.
Lo cierto es que a varios meses de haber sido condenado, nadie le revisó la sentencia a Tierno, que también establecía una inhabilitación de cuatro años para ejercer cargos públicos. Si estos se cumplen no podría ocupar ningún cargo, tampoco el de ministro.

Compartir