Choque entre policías

Dos móviles de la Seccional Tercera, una moto y una camioneta, chocaron entre sí en la noche del domingo. El efectivo que iba en la moto sufrió fractura expuesta en una de sus piernas. En la mañana ya había chocado otro móvil policial.
La jornada del domingo no fue demasiado beneficiosa para el parque automotor de dos de las comisarías de nuestra ciudad. Primero, en horas de la mañana, un móvil de la Seccional Primera fue impactado por una moto que iba en contramano, en la esquina de Pasteur y Víctor Lordi. Y sobre las últimas horas del día, dos móviles de la Tercera -una moto y una camioneta- chocaron en la esquina de Uruguay y Centeno con el saldo de un efectivo fracturado.
El llamativo siniestro se dio lugar cuando ambos móviles se dirigían a otro accidente ocurrido en cercanías del Parque Don Tomás. La moto se conducía por Uruguay hacia el lado de la laguna, cuando al llegar a la esquina de Centeno se encontró con la camioneta conducida por un colega y fue imposible evitar el impacto.
Las peores consecuencias fueron para el agente que se conducía en el rodado menor, ya que producto de la fuerte colisión sufrió la fractura expuesta en su pierna izquierda. La fuerza del impacto se podía corroborar en el notorio abollón que sufrió la camioneta en su parte delantera. El acontecimiento provocó un gran aglomeramiento de móviles policiales y curiosos que se acercaron al lugar. El efectivo lesionado fue trasladado al Hospital Lucio Molas, donde en la madrugada fue llevado a quirófano y ya en la mañana se encontraba en clínica quirúrgica y fuera de peligro.

Más choques.
Por lo menos dos accidentes de consideración -además de otros choques menores- hubo ayer en la ciudad. Sobre las 11.20, una joven que se conducía en una moto Imsa fue encerrada por un Volkswagen Country en la calle Padre Buodo, casi Belgrano. La mujer perdió el control del rodado y chocó contra el cordón, subiéndose a la vereda e impactando contra un árbol, mientras el desaprensivo conductor del auto se daba a la fuga. Producto del terrible golpe, sufrió luxación de cadera y fuertes golpes en la cabeza pero sin pérdida de conocimiento. Las primeras curaciones se las realizaron en el Molas y por la tarde fue trasladada al hospital Evita, afortunadamente fuera de peligro.
Mientras que a las 14.30, en Avellaneda y Alvear, un joven motociclista perdió el control de su Honda Stone al frenar intentando evitar la colisión con un Fiat Elba. El choque pudo ser evitado, pero el rodado comenzó a zigzaguear y el joven terminó cayendo al suelo y produciéndosele una fractura expuesta en una de sus piernas. El muchacho fue trasladado al Molas, donde se encuentra recuperándose.