Comerciantes que abran el 24 y el 31 se expondrán a fuertes multas

Tanto los supermercados como los comerciantes adheridos a la Cámara de Comercio y hasta la feria del regalo que se hace tradicionalmente para las fiestas navideñas, estarán abiertos al público hasta el sábado anterior al 24 y al 31 de diciembre.
De esa manera se pone fin a la pretensión de algunos comerciantes de mantener las puertas de sus negocios abiertos el 24 y 31, respectivamente, que caen domingo.
En los últimos días se conoció el planteo de algunos comerciantes que daban cuenta de su intención de abrir sus locales aquellos dos domingos. Consideran, los que formulan esa apreciación, que no estarían incurriendo en ninguna contravención, porque los feriados del 24 y 31 caen precisamente en domingo.
Una ley provincial sancionada en 2013 -fue votada por unanimidad-, obliga a supermercados, comercios y autoservicios que dispongan de una determinada cantidad de metros cuadrados, a permanecer cerrados. La idea del legislador que impulsó la norma -Daniel Lovera, titular del CEC de General Pico, entonces diputado provincial y hoy senador-, era que los trabajadores pudieran disponer de un día de descanso junto a sus familiares.

Comerciantes “egoístas”.
Rodrigo Genoni, subsecretario general del Centro Empleados de Comercio, en diálogo con LA ARENA señaló que la idea de “unos pocos” no puede ir contra la legislación. “Los supermercados saben que tienen que cerrar, tanto Chango Más, La Anónima y Walmart, y que los empleados puedan descansar. Decimos esto primero porque es Ley; segundo porque se habló con los supermercados y cierran… El Centro Empleados con los super; se habló con la Cámara de Comercio, y también con la Municipalidad para que las ventas se realicen aún en las ferias (incluida la Feria del Regalo) hasta el sábado”, dijo el dirigente gremial.
-¿Y entonces quiénes son los que quieren abrir el 24 y el 31?
-La pregunta es cuántos comerciantes egoístas quieren sacar ventajas. Se trata de la movida de un grupo minoritario, y la verdad es que sorprende que los mismos comerciantes chiquitos, que siempre despotrican contra los grandes, ahora salgan con esta idea. Son un par de ventajeros que quieren aprovecharse.
-Una consulta sobre otro tema ¿Cómo está cerrando el año el sector?
-Más allá de lo que pasó con Lucaioli y de alguna otra cuestión no se advierte una gran oscilación.
Sí estamos viendo un país que nos muestra una gran incertidumbre de cara al 2018. El nivel de endeudamiento hoy preocupa a cualquier economista o formado en economía, porque estamos yendo contra un iceberg. Lo reconoce el propio ministro de Hacienda (Nicolás Dujovne)…
-Ve desconcierto en el gobierno nacional.
-Lo que digo es que a veces no se trata de llegar, sino saber qué hacer cuando se llega. Lo que muestra este gobierno nacional es que no sabe qué hacer, muestra inoperancia, inacción, desconocimiento de la administración pública. Esto no es una empresa sino un Estado que debe estar presente, y lo cierto es que los números tienen que cerrar con la gente adentro.
-¿Qué es lo que está viendo?
-Me parece que los efectos políticos para que tengan efecto en el tiempo hay que esperarlos. Acá lo que se da todavía es un efecto positivo de la administración anterior, y en nuestra provincia lo que quedan son algunas obras del gobierno anterior… La pregunta es qué van a hacer los albañiles que hoy están trabajando en 2.000 viviendas en la provincia, si están presupuestadas nada más que 40 para el año que viene. Las perspectivas no son halagüeñas, y como contador digo que lo más preocupante es el nivel de endeudamiento.

Pacto fiscal.
-¿Le preocupa que se haya firmado el pacto fiscal?
-A los gobernadores hay circunstancias que no les dejan alternativas. Este centralismo no es propiedad solo de este gobierno: eso de presionar a los gobernadores. Esa presión se da de los presidentes a los gobernadores y de éstos a los intendentes.
-¿Y cuándo resulta diferente?
-La diferencia se produce cuando hay proyectos mucho más distributivos, más federales, y eso no siempre se da… basta ver que hoy tenemos un presidente y una vicepresidenta (Mauricio Macri y Gabriela Michetti) que son porteños. Más unitario que eso imposible. Lo que puedo afirmar en lo personal es que nunca haría acuerdos o firmaría algo que vaya en contra de los jubilados. Los números tienen que cerrar con la gente adentro. Eso es innegociable.