Condenan a los violadores que embarazaron a la nena de 11 años

DOCE AÑOS DE PRISION

El juez de audiencia, Daniel Alfredo Sáez Zamora, condenó ayer a dos hombres a 12 y 9 años de prisión respectivamente, como autores del delito de abuso sexual de una menor con acceso carnal. Los hechos se produjeron en abril del año pasado y en ambos casos la víctima fue una niña de 11 años que vive en un puesto del oeste pampeano. Los acusados son un cuñado y un primo de ella. Como consecuencia de una de esas agresiones sexuales, la menor fue mamá de una niña en el mes de diciembre.
Sáez Zamora emitió su resolución tras un juicio oral del que participaron la fiscala de Victorica, Alejandra Gabriela Moyano González, y la defensora oficial de Santa Rosa, María Silvina Blanco Gómez.
Tras oír a uno de los imputados y a seis testigos -incluyendo a la madre de la víctima, que no brindó mayor información-, el magistrado dio por probado que el cuñado, un empleado rural de 27 años, “abusó sexualmente con acceso carnal a la niña de 11 años” en la casa de ella y que el hecho habría ocurrido en abril del año pasado, teniendo en cuenta la fecha del nacimiento de la beba. Sobre el primo, desocupado y de 19 años, dijo que abusó de la víctima de igual manera entre fines de marzo y principios de abril de 2016 y en el mismo lugar.
En los fundamentos del fallo, Sáez Zamora descartó la hipótesis defensiva de los acusados de que no eran conscientes de la acción que estaban cometiendo y que ignoraban que fuera un delito. “Debo descartar dicha posición atento a los elementos aportados durante la audiencia de juicio”, indicó.
El juez remarcó que “al momento de declarar durante la audiencia de juicio oral, (el cuñado), además de admitir que estuvo con la niña, sostuvo que ella lo obligó (…) Esa afirmación no deja ninguna duda sobre el pleno conocimiento que posee sobre la antijuridicidad de su conducta. ¿Qué mejor forma de intentar evitar el reproche penal de sus actos que por medio de una transferencia de responsabilidad hacia la víctima? La experiencia común me indica que si el imputado desconocía el injusto de su acción, lo admitiría lisa y llanamente sin intentar argumentar una excusa poco consistente”.
La niña, al igual que sus parientes, es de condición humilde y vive en un puesto del oeste pampeano. Su situación fue dada a conocer por un legislador provincial. El parto de la menor se produjo en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa.