Condenan a un cadete

UNIFICAN PENAS

El juez de control Néstor Daniel Ralli condenó ayer a Cristian Matías Gómez como autor del delito de robo simple (artículo 164 del Código Penal) a la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional y le unificó esa pena con otra anterior en una pena única de dos años y tres meses de prisión en suspenso.
A su vez, le impuso como reglas de conducta por dos años la obligación de fijar domicilio, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad, y someterse al cuidado de la “Unidad de abordaje, supervisión y orientación para personas en conflicto con la ley penal”.
La resolución de Ralli fue a raíz de un acuerdo de juicio abreviado elevado por el fiscal Carlos Ordás, la defensora oficial Paula Arrigone y el propio imputado, un cadete de 24 años, quien admitió la autoría del hecho.
Con las evidencias incorporadas al legajo, se probó que el 31 de enero de 2014, a media mañana, Gómez sustrajo junto con otra persona un bolso negro que contenía un manojo de llaves, documentación de una moto, tarjetas bancarias, documentos personales, 8.000 pesos, una carpeta con números telefónicos y direcciones de clientes, una calculadora, un celular y un perfume. El bolso le fue quitado a una mujer cuando circulaba en una moto por Salta y Reconquista, después de haber forcejeado con ella. Los agresores golpearon e insultaron a la víctima.
Más allá de que Ralli estaba impedido de agravar la sanción requerida por la fiscalía, porque así lo estipula el artículo 382 del Código Procesal Penal, dejó en claro que a su criterio el monto de la pena fue “escaso, de acuerdo a las características del hecho y a la escala penal prevista en abstracto para ese delito”.
La condena anterior contra Gómez, a dos años en suspenso, le había sido impuesta por el juez de control Fernando Rivarola el 4 de junio del año pasado, al hallarlo autor del delito de lesiones graves, calificadas por el uso de arma de fuego, en concurso real con tenencia de arma de guerra o de uso civil condicional.
Se trató de otro juicio abreviado solicitado por el fiscal Facundo Bon Dergham, el defensor particular Gastón Gómez y el imputado. En ese expediente se acreditó que el 21 de noviembre de 2013, a las 20, en Stieben y Paraná, el imputado “efectuó al menos seis disparos con un arma de fuego tipo revólver calibre 38” contra un joven, “en circunstancias en que éste último circulaba como acompañante a bordo de una motocicleta”.