Condenan a un policía

AGRESION A EX PAREJA

Solo en el día de ayer se resolvieron tres condenas en juicios abreviados, la modalidad más utilizada para juzgar a los delitos contra el género femenino.
En el primer caso, el juez Carlos Besi condenó al policía Julián Ezequiel Villoria (31) a seis meses de prisión por haber lesionado a quien era su pareja y le impuso reglas de conducta por dos años: fijar residencia, someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras, y abstenerse de perturbar o intimidar a la damnificada ya sea directa o indirectamente.
El 3 de mayo de 2014, mientras la mujer estaba en su casa, Villoria “la tomó del cuello, luego de los pelos y la tiró contra una de las camas, ocasionándole lesiones”. Al día siguiente, cuando mientras la mujer cuidaba a su pequeña hija, “se apersonó nuevamente Villoria y le manifestó ‘vos no sos nadie para complicarme la vida’. Le pegó una patada, la empujó y la tiró al piso, y le volvió a propinar otro golpe en una muñeca, causándole lesiones”.

Le pegó a una embarazada.
Por otra parte, el juez Miguel Gavazza condenó a Darío Iván Patiño por haber golpeado y lesionado a quien era su pareja a la pena de ocho meses en suspenso y también le fijó reglas de conducta por dos años.
El 20 de agosto del año pasado, Patiño “agredió físicamente con un golpe de puño en el ojo izquierdo a su ex pareja -que estaba embarazada-, en circunstancias en que ambos se encontraban en el domicilio de la víctima, causándole lesiones de carácter leve”. De acuerdo a la denunciante, en ese momento conversaban sobre cómo comunicarles a los padres la novedad de la llegada del hijo de ambos.
“El presente es otro caso de violencia de género, producido generalmente por la debilidad física de la mujer frente a la fortaleza del hombre que intenta imponer su razón a través de agresiones y golpes -dijo Gavazza en la sentencia-.

Te rompo todo.
Finalmente, el juez Néstor Ralli condenó a Juan Manuel Barrios por amenazas y daños -en perjuicio de su ex pareja- a siete meses de prisión condicional y le impuso pautas de conducta. El 17 de marzo último, en la casa de los padres de quien en ese momento era su pareja, Barrios le manifestó a la mujer: “te la voy a cagar a palos, te la voy a matar”. Luego tomó el teléfono celular de la damnificada, lo golpeó en varias oportunidades contra la pared, dañándolo, y le dijo: “ahora que te pague el crédito tu macho”.