Confirman que no hubo orden

CLAUSURA DE UNA FIESTA EN UNA CASA DEL BARRIO LAS ARTES

El subdirector de Nocturnidad de la ciudad de Santa Rosa, Martín Erviti, confirmó ayer lo que este diario presumía: el 17 de septiembre inspectores municipales y agentes policiales ingresaron a una vivienda del barrio Las Artes, donde se realizaba una fiesta, sin orden judicial. El funcionario realizó declaraciones que difundió el área de Prensa del municipio con el objetivo de desmentir una pregunta que este diario se formuló en su edición del lunes: “¿Allanaron una ‘previa’ sin orden judicial?”.
Erviti informó que aquella madrugada, hace nueve días, siendo las 2.20, se constituyó junto con personal a su cargo en una quinta situada sobre la calle Bounarotti 40, a raíz de la denuncia efectuada por un vecino.
“Ya en el lugar, al tratar de entrevistarnos con alguna persona responsable, fuimos atendidos por una señorita que adujo estar cumpliendo 18 años, motivo por el cual se realizaba el evento. En ese momento comienzan a salir del lugar una cantidad alarmante de jóvenes, a los cuales se les consultó por su edad. (…) algunos de ellos manifestaron tener 14 años, motivo por el cual, se llamó al 101, a fin de solicitar la presencia de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia. Al llegar dichos efectivos se logró corroborar lo antes expuesto en cuanto a la edad de los menores. Ante la presencia del personal policial, los jóvenes comenzaron a retirarse voluntariamente, situación que consta en las actas de verificación”, relató Erviti.

Con permiso de la dueña.
A los pocos minutos, siempre de acuerdo al funcionario municipal, llegó al domicilio una persona mayor de edad, la cual informó ser la madre de la joven de 18 años que celebraba su cumpleaños. “Dicha señora también se vio alarmada por la cantidad de menores en el lugar, mostrando al instante su total disconformidad con lo sucedido, y poniéndose a total disposición del personal policial, para dar por finalizado el evento de manera conjunta”, recordó el subdirector.
El funcionario recalcó que no fue un “allanamiento” del domicilio, sino que al haberse constatado previamente la presencia de menores ingiriendo alcohol en el lugar, y con la presencia de un adulto responsable que autorizó el ingreso de los inspectores de nocturnidad y del personal policial, se procedió a incautar preventivamente la bebida alcohólica encontrada en el lugar.
El adulto responsable, la dueña de la casa, era una empleada administrativa del Ministerio de Seguridad de la provincia.
Erviti remarcó que desde su área siempre se trabaja en conjunto con la Policía de La Pampa y que, en los operativos similares al del 17 de septiembre, la intención principal es prevenir que los menores sufran problemas por la ingesta de alcohol, “algo que, además, está prohibido”.