Confirman que Santa Rosa pide más tarjetas alimentarias

Contrariando los datos estadísticos oficiales que muestran a Santa Rosa como la ciudad del país con menos desocupados, sólo 770, y sin indigentes, Larrañaga quiere sumar 2.800 Tarjetas Alimentarias a las cinco mil que ya reciben otras tantas familias locales.
Responsables del área social de la comuna santarroseña confirmaron que el intendente Larrañaga le solicitó al gobierno provincial 2.800 nuevas Tarjetas Alimentarias. Se sumarían a las cinco mil existentes en la capital pampeana, que comprende a 20 mil personas asistidas en materia nutricional.
Este dato confirma lo expresado por el subdirector de Economía Social, Mario Folmer, quien describió la problemática socio-económica de Santa Rosa como “muy grave”, la que también hizo extensiva al resto de la provincia.
Hace una semana, la titular de la Secretaría de Desarrollo Social santarroseña, Miriam Ballejos, dio cuenta en diálogo con Radio Noticias, que el jefe comunal había demandado 2.800 Tarjetas Alimentarias más al gobierno provincial, ratificando una denuncia en tal sentido efectuada por el ex intendente frepamista Francisco Torroba, quien remarcó ese dato como el principal exponente de la realidad social y económica de la capital pampeana.
Ahora, con los dichos de Folmer, queda en evidencia la relativa seriedad de las estadísticas que, por ejemplo, a finales de 2012 daban para Santa Rosa una desocupación de sólo el 1,4 por ciento de su población económicamente activa, la más baja del país; que eran 770 los santarroseños que no tenían empleo, según datos del Indec.

Polémica
El debate que se está planteado sobre los índices reales de la situación socio-económica de La Pampa, tuvo como promotor al senador Carlos Verna, quien en base a una encuesta realizada por una consultora en General Pico a pedido de esa comuna, denunció el alto nivel de desocupación en la ciudad (21 por ciento), dato que desde Provincia se refutó aportando datos censales que cuantifican el desempleo piquense en el 6,22 por ciento, según un relevamiento del Indec de octubre de 2010.
Ese mismo relevamiento daba para Santa Rosa una tasa del 5,63 por ciento.
A fines del año pasado, el Indec dio a conocer que la capital pampeana tenía la desocupación más baja del país, con el 1,4 por ciento.
Es frente a este notable descenso del desempleo en dos años y medio (del 6,22 al 1,4 por ciento), que resulta por lo menos llamativo otro dato que no puede dejarse de lado: que la Tarjeta Alimentaria, por la cual el Estado Provincial asiste a los sectores más necesitados, cuenta con cinco mil beneficiarios en la principal ciudad de la provincia y a razón de cuatro personas por familia-tipo, en total son asistidas 20 mil personas.
En La Pampa, según información proporcionada por el Ministerio de Bienestar Social, son 20 mil las familias que reciben esa ayuda, es decir 80 mil personas.
En cuanto a pobreza e indigencia en Santa Rosa, otro trabajo del Indec da cuenta que a finales de 2012 sólo el 1,5 por ciento de sus habitantes (sobre un total de 120 mil) es pobre y que se había erradicado la indigencia.
Lamentablemente, no se cuenta a nivel provincial con el desagregado de datos oficiales sobre el tipo de ayuda que reciben los sectores más necesitados, por lo que, a priori, la enunciación de cifras sólo se puede limitar a esto: una mera descripción intencionada según quien la exteriorice.
Este tema es uno de los citados por el grupo de sindicalistas que pretenden hacerse con la conducción de la CGT Centro Sur. La queja es por la inexistencia de datos confiables sobre la condición socio-económica de La Pampa que no permiten realizar un diagnóstico y, menos aún, que se desarrollen políticas activas para revertir la falta de crecimiento y generar empleo genuino.

Cifras oficiales.
Según datos revelados en abril por el Indec, en el conglomerado Santa Rosa-Toay y sobre un total de 126.024 habitantes, hay 126 indigentes y 1.890 pobres. En cuanto a desocupados, la cifra es de 744.
A nivel nacional, siempre de acuerdo a datos oficiales, la pobreza asciende al 5,4 por ciento y la indigencia al 1,5 por ciento.