Continuó el juicio oral y público de la causa Subzona 14 II

La segunda jornada del juicio de la Subzona 14 continuó ayer en el Colegio de Abogados de esta capital con la lectura de las acusaciones y la requisitoria fiscal de elevación a juicio, donde se detalla la participación de los acusados por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar en el aparato represivo que se instauró en La Pampa entre 1976 y 1983.
Lo cierto es que ayer quedó en claro la importancia y el rol clave que desempeñó Luis Enrique Baraldini como jefe de la Policía y de Inteligencia del Ejército en la provincia, a quien la fiscalía le adjudicó un rol “expresamente activo y ofensivo” alegando “lucha contra la subversión”.
En la acusación en su contra, se consideró que las fases de ejecución del plan que implementó la dictadura de secuestros y torturas “se correlacionan a la perfección con la carrera” de Baraldini que en aquel tiempo tuvo “un efectivo poder de mando” sobre el grupo de tareas que se instaló en La Pampa.
Baraldini fue quien determinó la constitución “del grupo de trabajo” y distribuía las tareas y además, como jefe de la Policía su rol era “expresamente activo y ofensivo”, según la fiscalía, quien lo consideró el “enlace” entre el Comando de Subzona y los organismos dependientes y también “fiscalizaba que las órdenes que se impartieran respondieran a los planes y normas fijadas”.
Además, el ex militar recibía directamente los partes médicos sobre la situación de las personas que estaban detenidas. En su rol, impartía órdenes, y comunicaba la libertad vigilada a los detenidos.
El ex policía afrontó la segunda jornada del juicio oral y público de la Subzona 14, donde se investigan a ex militares y ex policías por diversos casos de secuestros y torturas en perjuicio de 234 víctimas. Para esto, según la acusación, el rol de Baraldini fue fundamental.
El juicio se realiza en el Colegio de Abogados y Procuradores de La Pampa que ayer lució vallado en el frente del edificio. El martes pasado, en la primera audiencia, los organismos de derechos humanos realizaron una manifestación. En el auditorio, nuevamente estuvo el secretario de Derechos Humanos, Antonio Curciarello, y la directora Ana Inchaurraga.
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Pampa, presidido por Marcos Aguerrido, lleva adelante el debate. También lo integran José Mario Tripputi y Pablo Díaz Lacava.
Los hechos ocurrieron en la jurisdicción de la Subzona 14, correspondiente al Comando Zona 1, cuya conducción estaba a cargo del Primer Cuerpo del Ejército con asiento en Capital Federal, en el marco de la represión ilegal, a partir del año 1975 y continuado durante el gobierno militar de facto vigente en el período comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983.
Por otro lado, también se leyó ayer la acusación contra el ex secretario general de la Gobernación, el ex militar Néstor Omar Greppi, quien participó de diversos procedimientos, realizó tareas de inteligencia, impartió órdenes y presenció interrogatorios -al igual que Baraldini- en la planta alta de la Seccional Primera de Santa Rosa, que funcionó como centro clandestino de detención. Greppi fue condenado a 20 años de prisión en el primer juicio de 2010.
En tanto, se dio lectura a la acusación contra Roberto Oscar Fiorucci, quien fue condenado a 20 años también. Según la acusación, a partir de testimonios y prueba documental, se determinó que “desempeñó un rol clave” dentro del grupo de tareas dirigido por Baraldini. Fue Jefe de Informaciones del Grupo de Trabajo de la Subzona 14.

Los acusados.
El principal acusado es Baraldini (78), ex mayor del Ejército y ex jefe de la Policía de la provincia. Estuvo prófugo en el primer juicio y fue capturado en el año 2011 en Bolivia. Además, la nómina de acusados está conformada por el ex segundo jefe del Destacamento de Exploración de Caballería Blindada 101 de Toay, Carlos Alfredo Sabbatini (88); el ex coronel y ex secretario general de la Gobernación, Greppi (74); los ex miembros de la Policía provincial asignados al ‘grupo de trabajo’ del comando de la Subzona 14 Omar Aguilera (79), quien fue su jefe de Operaciones; Fiorucci (77), jefe de Inteligencia; y los ex oficiales Carlos Roberto Reinhart (66), Antonio Oscar Yorio (71), Néstor Bonifacio Cenizo (61), Hugo Roberto Marenchino (72), Oscar Alberto López (73) y Athos Reta (80), y el ex agente Orlando Osmar Pérez (68).
Los ex oficiales de la comisaría Primera de Santa Rosa, Miguel Angel Ochoa (65) y Jorge Osvaldo Quinteros (68); el ex oficial de la comisaría de Jacinto Arauz, Miguel Gauna (80); el ex oficial de las comisarías de Toay y de la Primera de Santa Rosa, Juan Domingo Gatica (69); el ex oficial del Departamento de Informaciones policiales, Luis Horacio Lucero (64); y el ex médico policial Máximo Alfredo Pérez Oneto (71).

Todos separados
Durante la segunda jornada del juicio, el fiscal general Alejandro Cantaro pidió al tribunal que adopte medidas para que las víctimas no se crucen con los imputados en el Colegio de Abogados como sucedió en la primera audiencia. Por esto, ayer un grupo de policías federales separaron a las partes, para que no haya cruces. Incluso también se dispuso otra organización con la prensa, que tuvo que esperar en el patio del edificio durante un cuarto intermedio.

Cayre: “Es un juicio político”
El abogado Omar Cayre aseguró ayer que el juicio de la causa denominada Subzona 14 II “es básicamente político”, al hacer una defensa pública de Luis Enrique Baraldini, el ex militar que está acusado por delitos de lesa humanidad.
“A Estela Martínez de Perón, al gobernador, a los jueces de la época, no se los juzga porque esto está acordado por la política. Acá se cortó en los policías y algunos militares”, dijo el letrado antes de ingresar a la segunda audiencia del debate oral y público.
Agregó que “fue una época muy dramática, con mucha gente lastimada de distintas maneras. En La Pampa, tuvimos la enorme suerte que no hubo muertos ni desaparecidos por razones políticas, Baraldini dice que tuvo que ver con su gestión, curiosamente, fue una de las pocas provincias del país”.
Cayre es defensor de Baraldini y además, es su suegro. Ayer, negó que el ex jefe de la Policía pampeana en tiempos de la dictadura haya estado prófugo en Bolivia. Afirmó que la entonces ministra Nilda Garré hizo “un circo” cuando Baraldini fue capturado en el vecino país en 2011 -así logró eludir el juicio de 2010-.
Dijo que Baraldini “hace seis años está en prisión preventiva y las leyes argentinas tienen un máximo de tres años. Esto es real, y fue consentido por los distintos jueces y nadie se preguntó si Baraldini estaba trabajando o no en Bolivia. Esto no es menor para el debido proceso y demuestra una actitud ante el juicio”.
Curiosamente, Cayre señaló que “en una Argentina con miles de muertos, que en La Pampa no hubiera muertos, no es un dato menor. Yo no comparto lo que dicen los medios, que hubo un genocidio en la provincia, acá no hubo ni un muerto y ni un desaparecido. Hubo violaciones que deben juzgarse, pero no es lo mismo”.
“Si se analiza el contexto, afuera era un mar de violencia y acá no hubo ni muertos, ni desaparecidos. Baraldini lo plantea de la siguiente manera: no lo hubo porque yo puse puestos camineros, impedí que se hiciera política y demás y frené en gran medida a las fuerzas de seguridad, para que no avancen más de lo que hicieron y él lo plantea como logro propio”.

Las víctimas, presentes
Guillermo Quartucci, Raquel Barabashi y Juan Carlos Pumilla, víctimas de la dictadura cívico militar en La Pampa, presenciaron la segunda jornada del juicio de la Subzona 14 detrás de sus abogados y la fiscalía. En la primera audiencia, habían asistido entre el público.