Contra las apuestas

PRESENTAN PROYECTO DE LEY

El diputado provincial Martín Berhongaray presentó un proyecto de ley que apunta a prohibir las apuestas on line (por Internet) en ámbitos de la provincia. “Se trata de una actividad que viene creciendo a pasos acelerados al amparo de la falta de regulación, y que produce enorme daños sociales al dilapidar bajo la forma de apuestas los ingresos de muchas familias pampeanas”, argumentó.
El articulado de la norma prohíbe en todo el territorio provincial la instalación, organización o explotación comercial de juegos de azar, deportivos o cualquier otra modalidad realizada mediante la utilización de medios informáticos, Internet, telefónicos o cualquier otro medio de comunicación a distancia.
A su vez, establece que los proveedores de redes de comunicación electrónica, telefónica o de Internet no podrán habilitar dentro de La Pampa el acceso a sitios o páginas que tomen apuestas, posturas o jugadas de juegos de azar, deportivos o cualquier otra modalidad. Incluso los obliga a realizar auditorías en forma regular y establecer mecanismos de control que detecten la aparición de nuevos sitios o páginas de apuestas on line de modo de filtrar los contenidos prohibidos.
Los proveedores de redes que infrinjan la ley serán pasibles de la aplicación de multas cuyo monto será de cien a mil veces el valor de las apuestas, posturas o jugadas realizadas. “En todos los casos se procederá al decomiso de los fondos, efectos y equipamiento informático expuesto al juego prohibido por la presente ley”, dice el articulado.

Cajeros.
A su vez, el proyecto propone prohibir la instalación y funcionamiento de cajeros automáticos expendedores de dinero dentro de las salas de juegos o cualquier otro lugar público de apuestas en un radio de cinco cuadras.
“En nuestra provincia las apuestas on line representan una actividad que crece al amparo de la falta de una ley que regule el juego en Internet. La demanda de los jugadores asegura que la industria continuará manteniendo altos niveles de crecimiento”, dijo Berhongaray.
En la Argentina el juego es una potestad reservada a las provincias, por lo tanto, el poder de policía se encuentra en los estados provinciales, los cuales lo monopolizan y regularizan de acuerdo a sus propias convicciones, estructuras y mercados.