Dafas y el Casino van al paro contra impuesto al juego

ES EL PRIMER PARO DE APUESTAS EN EL PAIS. CASINO CLUB NO ABRIRA SUS PUERTAS

El organismo provincial que administra el juego oficial en nuestra provincia aseguró que no tendrá capacidad técnica para tomar apuestas de ningún juego durante el día de hoy.
Los apostadores pampeanos no tendrán chance alguna de jugar hoy en ningún juego oficial, regulado por la Dafas o la Lotería Nacional. La Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social (Dafas) informó ayer, a través de un parte de prensa, que “debido a la medida de protesta que a nivel nacional, y por 24 horas, realizarán sectores vinculados a la industria del juego de todo el país”, no iba a contar “con capacidad técnica para tomar apuestas de ningún juego de azar a lo largo de toda la jornada” de hoy, lunes 5 de diciembre.
La Dafas, adherida a la Asociación de Loterías, Quinielas y Casinos Estatales de la República Argentina (ALEA), manifestó su preocupación por la posible creación de un nuevo gravamen a los juegos de azar a nivel nacional. Advirtió que, de implementarse, su aplicación favorecería la proliferación del juego clandestino y se pondrían en peligro cientos de miles de puestos de trabajo directamente vinculados al juego oficial.
En tanto, desde Casino Club confirmaron que la sala cerrará a las 6 de la mañana y no volverá a abrir mientras dure el paro.

Juego clandestino.
Dafas informó que compartía la preocupación exteriorizada por ALEA respecto a que se favorecería “el crecimiento del juego ilegal/clandestino, al elevar la presión impositiva sobre el sector regulado y controlado”.
ALEA es una asociación civil sin fines de lucro creada el 8 de julio de 1970, que nuclea a las 24 loterías estatales que regulan, fiscalizan y administran los juegos de azar en Argentina.
“El juego clandestino no posee carga impositiva alguna, emplea personal en negro y aprovecha vacíos legales vigentes para comercializar juegos de azar en todas sus variantes”, recordó el organismo dependiente del Instituto de Seguridad Social de La Pampa (ISS).
Insistió en que de concretarse la imposición del nuevo gravamen, se pondrían en peligro las fuentes de trabajo de las 240.500 personas que directamente se emplean en la industria del juego, de las cuales 150.000 pertenecen a las Salas de Juego, 65.000 a las Agencias Oficiales y otros 25.000 puestos de trabajo en organismos reguladores y empresas prestadoras de servicios; esto sin considerar los puestos de trabajo indirectos vinculados a sectores económicos como turismo, construcción, gastronomía, transporte, tecnología, seguridad, publicidad, entre otros.

Acción social.
Como ALEA, Dafas recordó que “las utilidades del juego oficial que efectivamente administran los 24 entes estatales del país, son destinadas en forma directa por cada instituto de lotería y casinos, a las áreas de gobierno respectivas para su aplicación a Acción Social”.
Dafas resaltó que los actores privados del sector, desde las Agencias Oficiales (24.970 en todo el país), hasta los concesionarios de Salas de Juegos y Casinos, efectúan el pago de los tributos, aportes y contribuciones establecidas por las respectivas leyes nacionales, provinciales y municipales, como sector de la economía formal.
Explicó, también, que, por contratos y licitaciones preexistentes, son obligados a aportar cánones, tasas y comisiones, y a realizar inversiones en turismo, entretenimientos y asistencia social, en general.
Fuentes del organismo aseguraron a LA ARENA que el paro del sector del juego oficial es el primero en la historia de nuestro país.