Dagsa: fracasó negociación

GREMIOS VAN CAMINO AL PARO GENERAL EN EL MUNICIPIO

La Mesa Intersindical abandonó el ámbito de diálogo que se abrió el martes, porque los funcionarios municipales no aceptaron dar marcha atrás con los ocho traslados en Agua y Saneamiento. Desde la comuna afirman que seis de los ocho ya aceptaron su nuevo destino.
Cinco minutos duró la reunión entre los gremios de la Mesa Intersindical y los funcionarios de la Municipalidad de Santa Rosa. El encuentro era la continuación del diálogo iniciado el martes a las 17, el cual había pasado a cuarto intermedio hasta ayer a la misma hora. En realidad el entendimiento fue imposible porque los representantes de los trabajadores de la Dagsa reclamaron que se diera marcha atrás con los traslados y los funcionarios se negaron.
Con la ruptura del espacio que habían abierto los concejales de la ciudad, quienes ayer fueron testigos de la intransigencia de las partes, el conflicto parece volver a tomar fuerza. De hecho, los delegados del personal de la Dirección de Agua y Saneamiento (Dagsa) y los dirigentes de la Mesa Intersindical anticiparon que el paro continúa y podría extenderse al resto de las dependencias municipales, puesto que la intención es profundizar la lucha con el llamado a un paro general para la semana próxima.

Solo dos.
Los anfitriones en el palacio municipal fueron el director de Gobierno Fernando Pina y el director de Personal Juan Armando Weigel. Los gremios que participaron fueron el SOEM (Omar Rojas), UPCN (Claudio Valcarcel y José Rodríguez), ATE (Ricardo Araujo) y Sipos (Darío Caselli), entre otros. Entre las partes estuvieron el presidente del Concejo Deliberante, Jorge Domínguez, y los concejales Claudia Giorgis (Frepam), Roberto Torres (Pueblo Nuevo) y Jorge Rodríguez (PJ).
Para las autoridades locales, los sindicatos se retiraron intempestivamente exigiendo retrotraer los ocho traslados. Esto les resultó incomprensible, puesto que, según alegan, de los ocho trabajadores a los que reasignaron tareas, seis ya están de acuerdo o, al menos, se presentaron en sus nuevos destinos laborales. “Solo quedan dos a los que les ofrecimos continuar en Dagsa como parte de las cuadrillas de obra, pero no aceptaron”, afirmó Pina.
Según relató el funcionario, la comuna había accedido al pedido de los gremios de no tomar medidas disciplinarias contra los trabajadores que no se habían presentado a trabajar en sus nuevos destinos luego de notificados de los traslados. Donde no se logró el acuerdo fue en el pedido de los sindicatos de dejar sin efecto el artículo 3º de la resolución que dispuso los cambios en la Dagsa, exactamente, el que dispone los traslados.

“Bajo amenaza”.
Para el SOEM y sus socios de la Intersindical, lo que resulta inadmisible es el método empleado por la comuna, a la que acusan de tomar la medida en forma inconsulta, que eludió los canales formales de negociación. Valcarcel aseguró a este diario que algunos de los que aceptaron el traslado lo hicieron “bajo amenaza” y “con miedo a represalias” por parte de las autoridades, lo que calificó de inaceptable.
Ricardo Araujo, secretario general de ATE, remarcó que la medida se adoptó en forma ilegal y planteó que se debe dar marcha atrás con los traslados. “Una vez que esto vuelva a fojas cero, sí se pueden sentar a negociar con los trabajadores en los ámbitos y los términos que corresponden a una relación laboral formal”, sostuvo.
Rojas, de SOEM, ratificó la continuidad del plan de lucha y anunció que la próxima semana se decidirá un paro general en toda la Municipalidad de Santa Rosa en solidaridad con el personal de Agua y Saneamiento.
“Lamentablemente los gremios tuvieron una postura totalmente intransigente que no compartimos, entonces decidieron levantarse, no avanzar en la negociación y extender el paro en toda la comuna. De nuestra parte el diálogo está abierto, hemos puesto todo el esfuerzo en llegar a un acuerdo”, dijo Pina en diálogo con LA ARENA.

Obras en Santa Rosa

La Administración Provincial del Agua (APA) informó ayer que continúa con el desarrollo de obras incluidas en el Plan de Saneamiento para Santa Rosa. Una de las acciones que avanza en su ejecución corresponde a la provisión de medidores y todos los componentes necesarios para el recambio de 900 conexiones domiciliarias en la red de agua potable.
Las tareas son ejecutadas por la empresa Bepha Construcciones, con un monto de inversión de 8.600.000 pesos y un plazo de ejecución de 150 días. En este caso, se trabaja en los sectores ubicados entre las calles Pilcomayo, Asunción de Paraguay, Maipú y Estrada, que corresponden a los barrios Villa del Busto, Villa Uhalde, Villa Tomás Mason Norte y Barrio Sagrado Corazón de Jesús.