“Daños colaterales” del paro

Silvia Domínguez, referente de los trabajadores que se desempeñan en el Relleno Sanitario, reconoció que “fue duro” afrontar la falta de material para trabajar y que aún, pese a las promesas, la comuna no arregló la prensa de mayor porte. Por una discusión con el titular de Residuos Urbanos, también padecieron la limitación de los camiones del Emhsu, que de los ocho habituales, sólo se descargaban dos por día.
“A nosotros cada vez que ellos (los trabajadores municipales) están de paro, nos afecta mucho porque no tiran camiones en el galpón, así que va a parar todo abajo (a la montaña de basura al aire libre) y a nosotros no se nos permite ir directamente a separar allí”, aseguró. “Estos cinco días de paro (que inició el miércoles 21 y concluyó el pasado martes al mediodía) no pudimos hacer nada”, señalando que ayer miércoles tampoco tuvieron descarga de material para reciclar, al menos hasta media mañana.
Esta situación se sumó y agravó la condición previa de los recicladores, que desde hace “casi tres meses ya”, como dijo su referente, que “venimos viendo mermado el trabajo y nuestro ingreso por el hecho de no contar con una prensa de mayor porte, que se encuentra fuera de servicio. Pese a las promesas de solución por parte de distintos actores del municipio santarroseño, “aún no se puso en funcionamiento ni fueron a verla”.

Entredicho.
Domínguez mencionó una discusión mantenida con el subdirector de Residuos Urbanos de la comuna capitalina, Ignacio Ustarroz. “Como decía que no dábamos abasto con el reciclado, sólo nos tiraban dos camiones por día, lo que aportaba muy poco material para reciclar”, aseguró. Con todos estos inconvenientes y las poco menos de 20 personas que están dedicadas a esta tarea, los ingresos han mermado de forma considerable y la ayuda sigue sin arribar.
Lamentablemente, las respuestas desde la comuna, tampoco son alentadoras. Domínguez contó que durante la gestión municipal anterior, les entregaban al menos ropa de trabajo, calzado y guantes.
Ahora, Ustarroz les dijo que “hicieran una vaquita” y compraran ellos el material, porque desde el municipio, “no tenían la obligación de entregarles ese insumo”. Una respuesta similar obtuvieron al consultar por el arreglo y puesta en marcha de la cinta, “nos dijeron que si no podíamos con la basura, menos íbamos a poder con la cinta”.

Prensa.
La última novedad era que “hoy la iban a arreglar” por el miércoles, pero al momento de la realización de la entrevista, pasadas las 10, no se había presentado ninguna persona a interesarse por la maquinaria. “Nos comunicaron que el Ente Municipal de Higiene y Salubridad Urbana (Emhsu) se iba a hacer cargo -del arreglo- pero esa solución aún no llegó.
Anteayer, les pidieron que limpiaran la máquina para poder revisarla, pero nadie llegó al predio para intervenir; las caras de decepción de los colegas de Domínguez hicieron creíble la declaración. Al finalizar el encuentro con este diario, la esperanza quedó depositada en el hecho concreto de que los camiones del Emhsu, retomen la descarga en el galpón y que desde hoy, sean ocho en vez de dos, para recuperar un ingreso digno que viene postergado.

Convenio por “mantenimiento”
Silvia Domínguez, principal vocera de los recicladores, recordó que existe un acuerdo rubricado entre funcionarios municipales de la anterior gestión y trabajadores informales del relleno, cuyo contenido explicitaba que la maquinaria ubicada dentro del predio del Relleno Sanitario es de propiedad municipal y desde ese reconocimiento, la comuna era responsable por el mantenimiento de las mismas. Con esa mención, los trabajadores siguen aguardando que se pueda poner en marcha, al menos la prensa de mayor porte, que les permita compactar más volumen de material y puedan así, aumentar sus ingresos.

Compartir