De la selva a Ushuaia

Sobre el vidrio trasero de la camioneta, impregnado con capas de polvo, alguien escribió con el dedo: “De Perú a Ushuaia en Familia”. La camioneta es una Toyota Land Cruisier de 1995, que tiene en su haber cientos de miles de kilómetros, y el que la maneja es Marcos Da Fieno, un joven de 33 años que hace dos meses y medio se lanzó a la aventura de unir el pueblo de Oxapampa, en la selva alta de Perú, con la ciudad de Ushuaia: 6.978 kilómetros por el camino más corto. La copilota y compañera de vida de Marcos es Lucía Bacigalupo (33), quienes son padres de Ela, la pequeña que ocupa el lugar trasero en la 4×4 color bordó, que, como quedó dicho, está cubierta por tierra de tres países.
“Ya estamos de regreso, hemos recorrido miles de kilómetros, cruzamos varias veces la cordillera de Los Andes y aún nos queda un buen trecho. Ahora vamos para Córdoba, luego a Salta y ya de ahí pasamos para San Pedro de Atacama”, dijo Da Fieno a LA ARENA.

Preparados.
La familia tiene todo, o casi todo, para poder sobrevivir el viaje. Llevan consigo una garrafa para cocinarse y tiene hasta un reservorio de agua que pueden utilizar para ducharse o lavar los platos. Llevan sus ropas y cacharros en cajas de plástico, provisiones para un buen tiempo, tienen un panel solar que genera energía, e incluso si reclinan los asientos, el habitáculo de la Toyota se convierte en una confortable habitación. La camioneta, por la que pagaron 8.000 dólares fue puesta a punto unas semanas antes de partir. Solo una vez en todo el viaje tuvieron problemas con el alternador.
En Perú, Marcos y Lucía se ganan la vida haciendo permacultura, construcciones autosustentables que combinan con la agricultura orgánica. Ambos parecen estar preocupados por el medioambiente y su conservación.
“Yo hice otro viaje, pero fue en moto. Recorrí 40.000 kilómetros a lo largo de 10 países en una Kawasaki 600 modelo 1986. Fueron 524 días en los que saqué una buena cantidad de fotos e hice un libro de viaje. Meses atrás editamos ese libro que ahora estamos vendiendo para recaudar algo de dinero”, agregó Marcos.
-Lucía, ¿cómo es hacer un viaje tan largo con una niña?
-La verdad es que no hemos tenido ningún problema. Los niños son los que mejor se adaptan. A ella le gusta dormir en su espacio y se porta bien.
-¿Qué es lo que más te gustó de la Argentina?
-El Parque Nacional Los Alerces es bellísimo y también el Glaciar Perito Moreno.
-¿Y a vos Marcos?
-A mí lo que más me gusta es la ruta misma, manejar, estar en el camino.