Debate sobre fumar o no en la escuela

La solicitud a las autoridades de un grupo de alumnos para que se les permita fumar cigarrillos en una escuela del nivel polimodal generó opiniones divididas entre directivos de instituciones de educación media.
A raíz de una demanda de alumnos de la Escuela Comercial "Capitán General San Martín", que solicitaron a las autoridades una autorización para "fumar en el aula", se generó un debate que contempla muchas aristas y puntos de vista diferenciales. El caso puntual tuvo lugar en una jornada institucional que se realizó en todas las escuelas hace dos semanas. La problemática a desarrollar era "Violencia en la Escuela", y en ese contexto los alumnos del ex colegio Nacional fueron consultados acerca de las normas y pautas de convivencia y qué aspectos serían susceptibles de cambios y mejoras.
En el debate derivado surgió la demanda de los jóvenes, quienes manifestaron que sí los docentes fumaban, ellos pedían un permiso para acceder a ese "derecho", ya sea en el aula o en los recreos. Entre los argumentos esgrimidos por los jóvenes figuraba que "calma nervios y ansiedades", y como consecuencia "ayuda a evitar hechos de violencia".
Luego de la perplejidad, la repuesta institucional desembocó en una rotunda negativa y para tratar el problema emergente, se convocó a una jornada sobre tabaquismo. María Angélica Marrón, vicerrectora suplente del Colegio Comercial, dialogó con LA ARENA y expresó "La demanda surgió de parte de algunos alumnos, pero desde la institución respetamos la disposición provincial que prohibe fumar en lugares públicos. Por eso convocamos al doctor Juan Carlos López, un neumonólogo, para que les diera una charla sobre los problemas que genera el tabaquismo".

Puntos de vista.
Este medio, consultó a otros directivos responsables de escuelas de nivel Polimodal. Noemí Herbsomer, directora del Centro Polivalente de Arte, manifestó que "si bien hasta el año pasado y a raíz de encuestas con padres y donde se expresaron también los alumnos, se permitía fumar a los estudiantes sólo en los recreos", este año decidió dar marcha atrás con la iniciativa, ya que el permiso era resistido por muchos docentes. "Nunca estuve muy conforme, y este año me terminé de convencer, creo que los estamos formando y hay que ayudarlos a dejar el cigarrillo, no a fomentarlo". La directiva aclaró que, desde su punto de vista, "muchos chicos que no fuman, comienzan a hacerlo para no quedar como tontos frente a otros".
En el Colegio República (CR) del barrio Sur, las autoridades permiten fumar a los chicos ya que "está en nuestras pautas de convivencia, en este colegio los chicos deciden, se los escucha realmente y por eso está consensuado", afirmó Inés Pedro de Córdoba, vicedirectora de la institución. Sin embargo, la docente aclaró "nosotros sugerimos que no se fume y se les exige que lo hagan en el patio, no en el interior de la escuela, para no molestar a quienes eligen no fumar". Por su parte, Nilda Redondo, directora del CR, afirmó "hace al menos 15 años que estoy como directora, y todos los años revisamos las pautas de convivencia, porque trabajamos no desde la prohibición que genera la clandestinidad del acto, sino desde la convivencia de la comunidad educativa". Redondo, aseguró además "no estamos fomentando el fumar, al contrario, el tabaquismo se trabaja desde una problemática más amplia, que es la de la salud, simplemente no queremos ocultar y tapar, sino trabajar al respecto y esta decisión se informa cada año a las autoridades provinciales del área".

Matices.
En el caso del Polimodal Zona Norte, su directora Silvia Alfageme, opinó que "no se permite fumar dado que si se lo hiciera se estarían violando normativas nacionales, provinciales y hasta municipales", pero matizó la negativa, "sin embargo, quiero destacar que aquí no actúa la prohibición por la prohibición misma, acá se trabaja esa negativa, pero desde proyectos escolares que integran la problemática de la salud". En este sentido, la autoridad escolar dejó en claro que no existe una sanción explícita escolar, más allá de la disposición legal que es una normativa de aplicación efectiva y del llamado de atención de los responsables, pero que se trabaja a partir del dialogo y el consenso, con docentes y alumnos".
Por su parte, Adriana Garayo, directora del Colegio de la Universidad, remarcó "En este colegio no se registran antecedentes derivados de fumar en la institución, nosotros trabajamos sobre cada caso en situación, no tenemos pautas escritas, sino que se conforma un consejo consultivo (CC) donde participan el alumno, su tutor, la coordinadora del nivel, y el directivo de la institución". Además agregó "los escasos docentes fumadores, lo hacen en un patio externo y está consensuado en el CC, mediante el acuerdo de todas las partes, pero vuelvo a repetir no existen hechos vinculados con fumar en la institución".
El debate queda abierto y desde las culturas institucionales el espectro es amplio, ya que existen modelos más rígidos y otros más permisivos y la tolerancia o no al cigarrillo en la escuela, no deja de revelar un aspecto parcial sobre el trasfondo de problemáticas más profundas.