Denuncia por un choque

JOVEN CON DISCAPACIDAD

Ezequiel Leone es un joven santarroseño de 27 años que sufre de ceguera total pero esto no le impide movilizarse por la ciudad, ya que se guía con su bastón, aunque a veces se encuentra con situaciones bastante complicadas, ya que durante la tarde del miércoles, aproximadamente a las 18.40, fue golpeado por un vehículo en Mansilla y Urquiza.
El joven se acercó a LA ARENA para comentar la odisea que vivió luego de lo ocurrido y de las necesidad que tienen las personas no videntes debido a la falta de servicios en la ciudad.
Respecto del incidente, comentó que cuando llegó a la esquina, dispuesto a esperar para cruzar la calle, un taxista le dijo “cruza tranquilo”, él hizo caso a las palabras del hombre y añadió: “cuando me dispongo a cruzar la calle escucho muchas bocinas y a la gente que estaba ahí, gritarle a una mujer que venía con su vehículo y me choca con el espejo”.
Ezequiel, que afortunadamente no sufrió ningún daño físico, manifestó haberle gritado que frene y que la conductora del auto, haciendo caso omiso al grito -y a las señas de los testigos-, continuó su marcha. Quienes estaban allí emprendieron la persecución hasta que la mujer detuvo la marcha, explicó Ezequiel, quien entendió que “hubo abandono de persona”.
“Ella me chocó y tampoco quería pedirme disculpas”, comentó el joven, quien agradeció además a la persona que se acercó al auto de la mujer, le abrió la puerta y la obligó a bajar. Pero lo peor para él no había sido el choque, ni el susto que le duró algunas horas. Lo que más le dolió fue la reacción de la señora que, según sus palabras habría dicho, “no tengo por qué pedirle disculpas a un ciego”.

Historia.
Si bien el joven se acercó a comentar solamente lo que había sucedido en la tarde del miércoles, en un momento de su relato no pudo contenerse y manifestó que en su familia vivieron -siguen viviendo- momentos muy duros a causa de un siniestro vial. Es que Ezequiel es hermano de Nadia Leone, una joven de 19 años fallecida en el Parque Don Tomas, el 6 de abril de 2013.
El joven expresó su disgusto respecto al accidente y no dudó en realizar su reclamo a las autoridades, porque entiende que en la ciudad hay muchos aspectos que hacen difícil la vida de las personas con discapacidad. “Todos los días me encuentro con una situación nueva, las motos mal estacionadas, la gente que conduce mal, no hay más que un semáforo sonoro en toda la ciudad, se necesitan más cámaras de seguridad para detectar estos hechos y un servicio telefónico para que personas como yo podamos comunicarnos”, expresó enojado y añadió que “están esperando que muera un discapacitado para hacer todas estas cosas”.