Denuncian a Raúl Ponce por pegarle a una empleada

EMPRESA DE LIMPIEZA

Raúl Ponce, dueño de la empresa de limpieza “Pamela” que desarrolla tareas en la Cámara de Diputados y en la Subsecretaría de Trabajo, fue denunciado por haber agredido físicamente a una empleada. El hecho ocurrió en el ámbito laboral y según indicaron fuentes confiables, los casos de maltratos que reciben los empleados de esta empresa por parte de Ponce son varios, aunque éste habría sido el único en el cual habría existido maltrato físico.
Desde la Legislatura están al tanto de lo ocurrido, mientras que en la Fiscalía de Delitos Contra las Personas aseguraron que el hecho es motivo de investigación. La problemática, habría iniciado tras un “desacuerdo en la liquidación de sueldos”.
Desde esta redacción se llamó ayer varias veces al teléfono celular de Ponce pero no hubo respuesta.
El hecho ocurrió el jueves en Cámara de Diputados y la persona damnificada, una mujer mayor de edad, realizó la denuncia el mismo día en la Seccional Cuarta luego de contar con asesoramiento de la Legislatura. Por su parte, el personal policial puso al tanto de la situación a la Fiscalía de Delitos Contra las Personas que iniciará una investigación.
En lo que respecta a las acusaciones contra Ponce, voces cercanas a la empresa dieron a entender que no es la primera vez que Ponce tiene problemas con sus empleados. Una fuente confiable aseguró a LA ARENA que “abusa de su poder de patrón” y agregó que “tiene la costumbre de maltratarlos y ellos, por la necesidad de trabajo, lo soportan”.
Hasta el jueves las agresiones comprendían “gritos, humillación hacia las mujeres que trabajan ahí” aunque esta vez le habría dado “una cachetada en la espalda” y luego habría “sujetado fuerte y posteriormente zamarreó a una mujer, diciéndole además que se fuera de su puesto de trabajo”.

Denuncia.
La supuesta damnificada, cuya identidad se mantiene en reserva, llegó a la Seccional Cuarta el jueves luego de contar con el asesoramiento de la Legislatura, aunque en la comisaría no quisieron tomarle la denuncia por violencia de género, pero sí lo hicieron por maltrato y se le dio aviso a la Fiscalía correspondiente. De todas manera fue asistida y revisada por un médico de sanidad.

En la Legislatura.
El secretario Administrativo de la Cámara de Diputados, Jorge Dluoky, le dijo a este diario que, si bien el hecho se habría producido en el ámbito de la Legislatura, “fue protagonizado por un particular y una empleada. Se trata de Raúl Ponce, titular de la empresa de limpieza contratada mediante licitación pública, al haber sido su oferta ganadora por resultar la más conveniente y haber cumplido con los requisitos que exigía el pliego”. Tras tomar conocimiento del episodio, “se indicó a la supuesta víctima dónde hacer la denuncia para que realizara el trámite correspondiente y se le dio intervención a la Fiscalía de Intervenciones Administrativas. Se dieron los pasos que correspondían”, concluyó.

Al frente de conflictos
Raúl Ponce, además de ser el dueño de la empresa de limpieza “Pamela”, es dirigente vecinal. Fue presidente de la Comisión Vecinal del barrio Fonavi 42 y delegado de la Unidad Básica de Villa Parque. Durante el año 2007 estuvo envuelto en un conflicto cuando un grupo de jóvenes usurpó terrenos sobre calle México para salir del hacinamiento en el que vivían. Incluso habían hecho una mínima distribución del lugar y habían amenazado con empezar a construir.
Poco tiempo después, al norte de la ciudad, se dio la misma situación. Aquel reclamo en el Fonavi 42 logró que a ese nuevo grupo de familias que se manifestó posteriormente les entregaran un gran terreno ubicado al norte de la ciudad, sobre calle Stieben.
En abril del año 2014, un grupo de 40 vecinos reclamó por una vivienda social y estaban encabezados por Ponce. El reclamo fue frente a la sede del IPAV y el edificio estuvo fuertemente custodiado por agentes policiales y oficiales de Grupo Especial de Operaciones (GEO). Finalmente, y con la calle Argentino Valle cortada al tránsito, unas nueve mujeres jóvenes con carteles y redoblantes se encadenaron a una columna del alumbrado público y anunciaron el inicio de una huelga de hambre.
Otro de los conflictos ocurrió durante el mandato de Luis Larrañaga, cuando militantes justicialistas del Fonavi 42 y Villa Parque reclamaron puestos de trabajo en la comuna. Durante uno de los días de reclamo se vivió un momento tenso cuando los manifestantes quemaron neumáticos frente a la comuna. Capitaneados por Ponce, -en ese entonces delegado de la UB de Villa Parque-, los jóvenes exigieron que el jefe comunal cumpla con los puestos de trabajo que, según afirmaban, les había prometido.