Denuncian una estafa

María Isabel Torino (39), una vecina de Toay, se acercó ayer a la redacción de este diario para denunciar la estafa de la que fue víctima a fines del mes pasado. La mujer dijo que el 30 de abril, le vendió a dos muchachos una camioneta Chevrolet S10 -color azul, modelo 2005, dominio FGZ500- y que éstos le entregaron un cheque como forma de pago por un valor de 110.000 pesos.
“Yo les entregué el título, la tarjeta verde, el 08, y los papeles del seguro. Sin embargo, cuando fui a cobrar el cheque días después no pude cobrar. En el banco me dijeron que había algunos problemas”, dijo Torino a LA ARENA. Según consta en la denuncia radicada en la Seccional Quinta, el cheque tenía fecha de cobro para el 15 de mayo, pero hasta ahora la mujer no ha visto un solo peso.
“Varias personas me dijeron que vieron a la camioneta en dando vueltas por la ciudad y eso me da mucha bronca. Yo la había comprado chocada para arreglarla y venderla. La publiqué en los clasificados y fue así como estos desgraciados llegaron hasta mi casa”, señaló la mujer. Y agregó: “Los compradores nunca más me atendieron el teléfono. Yo le conté a la policía que, el día de la venta, llegaron a casa en una traffic blanca y vestidos de paisanos. Uno de ellos tenía 25 años aproximadamente, alto y robusto, pelo negro corto, ojos marrones y tez blanca. El otro era un poco mayor, de unos 35 años. Era más bajo que el otro, tenía ojos celestes, era delgado y tenía pelo corto claro”.
Por último la mujer dijo: “Lo que más me indigna es que el fiscal Raúl Míguez Martín no ordenó el secuestro de la camioneta”.