Denunciarán a padres

FIESTA DE EGRESADOS DE EPET

Rosa Herbsommer, propietaria de la firma Fiesta Alegre, dedicada a ofrecer servicios de catering y eventos, aseguró que llevará a la Justicia a los padres y madres de alumnos de la EPET 1 que días atrás la acusaron públicamente de haberlos estafado. “Me veo en la necesidad de llevar a conocimiento de los lectores y clientes la realidad de la situación vivida el día sábado 17 de diciembre de 2016”, dijo la empresaria en una nota que acercó ayer a la redacción de LA ARENA.
Este diario publicó en su edición del martes 3 de enero las declaraciones de un grupo de padres que aseguraron que sus hijos habían sido “estafados” por la encargada del catering de su fiesta de egresados.

Cambios inconsultos.
Herbsommer aseguró que ella había sido contratada para el catering y también para la organización de la fiesta, pero que el mismo día, a las 16, un grupo de estudiantes y sus padres comenzaron a modificar aspectos vinculados con la organización que habían sido pactados con anticipación.
“Llegaron a las 16 y dijeron que estaban disconformes con las ubicaciones, entonces las cambiaron. Lo hicieron sin mi consentimiento -porque las cosas estaban hechas de acuerdo a lo que se había pactado antes- pero con el apoyo de los padres que los acompañaban”, explicó.
Ya en el horario de ingreso a la fiesta, en el salón del Círculo de Suboficiales de la Policía de La Pampa, en la calle Luther King, Herbsommer aseguró que otro padre, el cual está identificado, decidió por cuenta propia, pasando por encima de la organización, abrir una puerta más del salón y permitir el ingreso de personas que estaban haciendo la cola.
“El hombre estaba mal porque había mucha gente haciendo la cola y tardaban mucho en ingresar. Esto ocurre en todas las bajadas. Nosotros estábamos en la puerta, para pedir la tarjeta y darles la ubicación, pero este padre les abrió por el otro lado y comenzó a ingresar gente que se sentó en cualquier mesa”, argumentó Herbsommer.

Más mesas y sillas.
La titular de Fiesta Alegre aseguró que el encargado del salón, quien estuvo en la puerta contando la cantidad de público que ingresaba, le informó más tarde que en lugar de 650 personas, como estaba previsto, habían ingresado 783. “Ingresaron 130 personas sin tarjeta, tengo pruebas y fundamentos para alegar esto”, aseguró.
Aún en esas circunstancias, Herbsommer aseguró que armó las mesas que estaban previstas para las mesas de dulces, su personal forró más sillas y ubicaron al público excedente. “Hice buscar más mercadería, porque tenía más en mi casa, y les dimos de comer a todos. No comieron a las 23, como estaba previsto sino a las 24, pero nadie se quedó sin comida ni bebida”, afirmó.
La empresaria negó que el servicio haya costado 250 mil pesos, como dijeron los padres a este diario, sino que el precio fue de 160 mil pesos. Respecto a las facturas del servicio, afirmó que las dejó en poder del Estudio Jurídico López Urcola y pidió a los interesados en hacerse de ellas que las pasen a retirar en ese lugar. “Me llama la atención con todo lo que hice que se me esté acusando de esta manera”, sostuvo.
Herbsommer reveló que el mismo estudio jurídico donde dejó las facturas está juntando la información para presentar una demanda. “Mi personal y mi persona sufrieron maltrato verbal y físico porque un grupo de padres se empecinó en no escuchar lo que estaba ocurriendo (…), lo lamento por los chicos que los respeto mucho y les deseo lo mejor”, concluyó la nota de la empresaria.