Denunció golpes pero la policía lo desmiente

Asdrubal Mauricio Andrada, un joven de 20 años, estudiante de Periodismo, denunció que fue golpeado en la madrugada del domingo por efectivos de la Seccional Segunda que lo detuvieron a la salida de la fiesta de disfraces que se realizó en el predio de la Rural. La víctima tenía su ojo izquierdo semicerrado, inflamado y morado producto, según su denuncia, de un golpe que recibió en el patio de la comisaría, cuando lo bajaron de la patrulla y lo patearon en el suelo.
El relato de lo ocurrido está en la denuncia que el padre de Asdrubal y el propio joven radicaron en la misma comisaría minutos después que lo liberaron. Allí consta que el estudiante, que arribó con su familia hace unos días desde Trelew, llegó a las 3 horas a la fiesta que se realizó en la Rural. Lo hizo junto a su novia, oriunda de la ciudad chubutense, y unos amigos.

Incidente.
A la salida -siempre de acuerdo la denuncia-,Asdrubal tuvo un incidente con otro joven que molestaba a su novia. La fiesta era de disfraces y ella estaba caracterizada como una coneja. Según el relato del joven y su familia, el otro muchacho se quiso propasar y él reaccionó para defenderla. Ambos se trabaron en lucha y cayeron al piso. En ese momento, alguien alertó a la Policía que de inmediato los separó, los esposó y los subió en sendos móviles policiales.
En la denuncia fueron mencionados el oficial José Vicente Ferreira, el agente Facundo Avellaneda, apuntado por el joven, y su familia como quien más lo agredió; y el cabo primero Ponce Jordanes.

Policía.
La versión policial de los hechos difiere con la narrada por el padre de Andrada. Según el comisario a cargo de la Seccional Segunda, Omar Obholz, las heridas que tiene el joven -principalmente en el rostro- fueron fruto de la riña que mantuvo frente a la Rural con el otro muchacho.
“Los dos chicos estaban en estado de ebriedad y se pelearon. Lo llamativo es que a las 8.30, cuando fueron notificados en libertad, el padre de uno de ellos se la agarró con el personal policial, que había actuado como corresponde. Además dijo que él era gerente de un casino de Trelew y que a su hijo le habían robado el disfraz con el que estaba vestido para la fiesta”, informó Obholz.