Desbaratan una banda de reducidores

LAS CASAS HABRIAN SIDO MARCADAS POR RECOLECTORES DE BASURA

La Brigada de Investigaciones realizó ocho allanamientos durante el jueves y recuperó los elementos sustraídos que estaban en poder de personas encargadas de “reducir” lo robado.
La Brigada de Investigaciones desbarató una banda de reducidores que vendían elementos robados en Villa Martita, al este de la capital pampeana. Luego de realizar un total de ocho allanamientos en diversos barrios, la policía esclareció siete casos de robos ocurridos en esta zona. Entre los acusados, hay dos recolectores de basura que habrían “marcado” las viviendas.
Mientras que entre los elementos recuperados se encontraban varias alhajas (cadenitas, anillos, relojes), celulares, notebooks, una motocicleta, armas de fuego, dinero falso y un frasco con marihuana (para lo cual debió asistir la División de Toxicomanía). Tras los operativos, hubo varias personas que fueron notificadas en libertad, aunque quedaron a disposición de la justicia para que en las próximas horas se evalúe su situación respecto a los delitos esclarecidos.
Los trabajos de inteligencia efectuados por personal de la Brigada “comenzaron la semana pasada” y prosiguieron esta semana durante los días miércoles y jueves.
Según indicó el comisario Marcelo Calderón, jefe de la Unidad antes mencionada, “durante el jueves se realizaron ocho allanamientos, cuatro en barrio Matadero, uno en el barrio Esperanza y otros dos en Villa Germinal”. En esos operativos lograron recuperar elementos robados, en su mayoría de hechos delictivos concretados en Villa Martita. También recuperaron armas de fuego, ciclomotores, muebles y un portón que llamativamente había sido sustraído en septiembre del año 2016.
Hasta el momento son siete las familias damnificadas y aún quedan elementos por reconocer, por lo cual desde la Unidad solicitan que recurran para reconocer los elementos recuperados.
También reconocieron que es posible que “algunos elementos robados ya se hayan colocado en el mercado, y eso dificulta la investigación porque a veces la persona menos pensada es la que compró”.

Modus operandi.
Según manifestó el uniformado, dentro de las personas investigadas y acusadas, “hay dos personas, dos recolectores de basura, que habrían marcado las viviendas donde robar”. Ese sería el modus operandi. “Podría ser que el recorrido que efectúan dichas personas condice con los lugares donde se produjeron los robos”, dijo el comisario y agregó que “esta gente hace trabajos de inteligencia previo. Obviamente utilizan vehículos para trasladar lo robado”.

Reducidores.
En principio, los allanamientos responden a personas que se encargan de “reducir” los elementos robados. Conocidos también como “encubridores”. “No se puede determinar fehacientemente si se trata de los autores materiales del hecho, por lo cual en principio son encubridores”, explicó Calderón ayer en diálogo con Radio Noticias.
Respecto a los sitios allanados, quienes viven allí “aducen haber adquirido los elementos de buena fe. En otras ocasiones aducen no saber a quien se lo compraron o no han labrado documentación que avale la compra de los elementos. Pero todo queda registrado en las respectivas actas, después es la justicia quien evalúa la situación”, explicó Calderón.
Cabe destacar que a mitad del mes de mayo, la policía realizó procedimientos en la zona norte de la capital pampeana, donde lograron recuperar elementos que estaban también en poder de “reducidores”. Incluso hay una nueva tendencia. Algo así como una “preventa” con delivery incluido de cosas robadas. “Lo pedís, lo tenés, no preguntes de dónde lo robé. Operan así. Tenemos la certeza de quienes son los que ‘trabajan’ bajo esta modalidad. Pero son gente tan escurridiza que es difícil allanarles la casa y encontrarles algo. Se desprenden de todo en poco tiempo”, dijo en su momento una fuente consultada.

Secuestran drogas y una granada.
Dos allanamientos se llevaron a cabo en General Pico durante el medio día del miércoles
acorde a órdenes emitidas por el juez Héctor Pedro Pou, a cargo del Juzgado Federal de Junín, en las que participaron la División Toxicomanía y la Brigada de Investigaciones de la ciudad pampeana y la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico lícito de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Policía de la provincia de Buenos Aires. Las diligencias en General Pico se realizaron simultáneamente con otros operativos que se llevaron a cabo en la provincia de Buenos Aires, referidos a la distribución de estupefacientes.
Tras los operativos, en una de las viviendas lograron decomisar 19 envoltorios fraccionados de cocaína, con un peso total de 12,1 gramos y un trozo compacto de marihuana de 158,8 gramos. También secuestraron dos balanzas, tres celulares, una notebook y varios proyectiles de armas de puño y escopeta, más la suma de 4.672 pesos.
En otro inmueble, que pertenece a un complejo de departamentos, la policía halló a tres hombres mayores edad que tenían en su poder 13 envoltorios fraccionados de cocaína con un peso total de 9,2 gramos, un trozo de marihuana compacta de 28 gramos, 30 semillas de cannabis, dos celulares, 9.200 pesos y una granada militar. Además se hallaron 0,27 gramos de cocaína y 1,57 gramos de marihuana en poder de dos jóvenes (estos quedaron en libertad).
Por directivas del magistrado, la granada fue retirada por personal de explosivos del Grupo Especial URII y hecha detonar en instalaciones del Cuartel Militar local. Hay dos detenidos que fueron derivados a Buenos Aires.

Aves.
Durante el segundo allanamiento, la policía halló 24 pájaros de especies protegidas y una cabeza de ciervo colorado, por lo cual debió intervenir personal de la Patrulla Rural UR-II que procedió al secuestro acorde a la Ley de Fauna.