Descartaron la participación de terceros

MEJORA LA SALUD DE LA DOCENTE QUE SUFRIO FRACTURA DE CRANEO

La docente santarroseña de 37 años que fue hallada en su departamento con un golpe en la cabeza, que le produjo una fractura de cráneo, continúa internada en la clínica Bazterrica de Capital Federal. Según lo informado por una fuente judicial, la mujer fue despertada el sábado y está en coma inducido. Las investigaciones en torno al extraño incidente, ocurrido durante la noche del miércoles 22 de junio en un departamento ubicado en calle Garibaldi al 777, descartan la participación de terceros.
“Los informes dieron negativos. Todos los hisopados que se hacen para ver si hubo abuso dieron negativos”, aseguró la fuente judicial y en torno a la salud de la mujer manifestó que “no está tan grave como la vez pasada”.
“Las investigaciones van para largo”, fueron las palabras de la fuente consultada quien aseguró que esperan a que mejore para que pueda prestar declaración. “Una vez que salga de terapia probablemente sea derivada a un hospital”, concluyó la persona consultada.

El hecho.
La noche del miércoles 22, “un familiar de la docente fue a la casa, junto a un cerrajero, porque no atendía el celular y la puerta estaba cerrada con llave desde el lado de adentro. Cuando lograron ingresar al departamento, se encontraron con que la mujer estaba acostada en la cama, tapada, como si estuviese durmiendo”. Frente a esto, el familiar decidió llamar a la policía porque parecía que no tenía signos vitales. “Cuando llega la policía, toman los signos vitales de la mujer y llaman a una ambulancia para que la lleve al hospital Lucio Molas”, informó la fuente y aseguró que “una vez que ingresó en el Molas, alrededor de las 21 del miércoles, dijeron que la docente estaba golpeada en la cabeza y que tenía excoriaciones en los codos y las rodillas”. Posteriormente trabajó en el lugar personal especializado de la Policía. “Si bien estamos aguardando un informe oficial, por el momento puedo decir que no se registraron indicios de un posible ataque sexual”, indicó la fuente consultada.
La mujer, que vive en la planta baja de un edificio, tiene las ventanas enrejadas, y la policía no encontró rastros de que hayan sido violentadas, lo mismo con la puerta, por lo que vuelve la situación cada vez más confusa. “Tampoco encontraron indicios de que haya habido una pelea en el interior del departamento. No había nada revuelto, no faltaba nada”, indicó.

Compartir