Desesperación de los vecinos

Los vecinos del barrio Fonavi 34 siguen reclamando una solución para los desbordes cloacales. Hace tres días, Natalia Dittler había manifestado a LA ARENA que desde el mes de enero no podían usar el baño debido a que el nivel del agua del inodoro sube mes a mes y ahora llega hasta el borde. “Esto es una tomada de pelo, aunque sea que nos pongan un atmosférico”, dijo.
“No paro de llorar, la situación está peor que hace días atrás”, dijo Dittler consultada sobre si había tenido respuestas manifestó que “hoy -por ayer- llamamos para reclamar y nos dijeron que hasta que no haya soluciones en la calle Chile no van a poder solucionarnos nada” y añadió “no vino nadie, no se acercó nadie y no vimos a nadie trabajando y la laguna de excrementos es más grande”.
Dittler, entre lágrimas, manifestó que tuvieron que sacar el agua que emerge del inodoro con un balde y tirarla a la vereda repetidas veces, porque sino se le llenaba la casa de desechos. “No puedo irme y abandonar mi casa, porque es mi casa. Tampoco la puedo poner en venta en estas condiciones”, añadió. “Ya no sé a quién pedirle soluciones”, cerró.

Compartir