Detenido en Roca por robo en Santa Rosa

José Miguel Alarcón, un joven de 25 años que tenía un pedido de captura de la Justicia de La Pampa por haber asaltado a mano armada a un chofer de colectivos, fue detenido la semana pasada en la ciudad rionegrina de General Roca.
Personal de la comisaría 21ª de Roca detuvo a Alarcón porque debía terminar una condena de cumplimiento efectivo por robo a mano armada cometido en nuestra provincia. El muchacho había estado detenido en la ciudad rionegrina, pero ya le habían dado por cumplida su condena. Sin embargo, todavía le quedaba por cumplir parte de la pena fijada en La Pampa. El viernes, según informó el diario Río Negro, se estaban haciendo los trámites para su traslado.
Alarcón fue condenado en febrero de 2015 a dos años y ocho meses de prisión condicional por haber asaltado a mano armada a un chofer de colectivos de la empresa Autobuses Santa Fe. El delito caratulado como “robo calificado por uso de armas en grado de tentativa”, fue cometido en perjuicio del colectivero Guillermo Daniel Cirica.

Abreviado.
En una audiencia realizada en el Centro Judicial de Santa Rosa se llegó a la condena a través de un juicio abreviado, modalidad que había sido consensuada por el defensor particular Omar Gebruers, el fiscal Máximo Paulucci y el propio imputado.
El juez Andrés Olié dio por probado que el 16 de junio de 2014, a media tarde, Alarcón se subió a un colectivo de la línea 2, cuando estaba estacionado en Donatti y García, increpó a Cirica, lo amenazó de muerte y comenzó arrojarle puntazos con un cuchillo. A raíz de ello le ocasionó heridas en distintas partes del cuerpo y luego huyó con dinero y un celular.
Posteriormente, el imputado fue detenido en Schmidt y Sergio López y en ese mismo momento se recuperó el celular y la plata, que estaba debajo del calzado.
El fallo también le impuso al condenado -que en ese entonces trabajaba como albañil y es nacido en General Roca- que durante dos años debía fijar residencia y presentarse mensualmente ante el Patronato de Liberados. Además, le prohibió cualquier tipo de acercamiento a la víctima.