Detenido pide volver a la U-4

SE QUEJA DE MALOS TRATOS EN VIEDMA

“Estoy hablando desde un buzón, voy a ser rápido porque me costó mucho conseguir esta llamada”. La voz de Angel Oscar Freytes volvió a aparecer ayer en los teléfonos de la redacción. El joven de 25 años que en octubre del año pasado denunció haber sido abusado en la Unidad Penitenciaria 4, dijo que fue trasladado a un penal rionegrino y que desde hace tres meses está alojado en una celda de castigo, conocida como “buzón”.
“Me mandaron acá porque yo inicié juicio contra el Servicio Penitenciario por los abusos. El juez Osvaldo Saravia ordenó que me mandaran a la Penitenciaría 12 de Viedma, donde estoy ahora. Pero acá estoy peor y lejos de mi familia. Hace tres meses que me tienen encerrado en una celda de dos por uno. Me tienen de perejil. Acá pasé las fiestas”, dijo ayer Freytes, quien fue condenado por un robo y al que le quedan 5 meses de condena. Y agregó: “Ya me negaron la libertad condicional, la asistida y hasta la transitoria. Yo estoy cumpliendo mi condena pero ellos no están respetando mis derechos”.
En el mes de octubre del año pasado, Freytes denunció que una requisa del SPF entró a un pabellón de la U4 y se ensañó con él. Dijo que lo habían esposado con las manos atrás y que fue brutalmente golpeado hasta quedar de rodillas. “Fue ahí cuando un guardia se bajó el pantalón sacó su pene y me lo pasó por el rostro”, dijo el detenido a LA ARENA. Por este caso hay una causa iniciada en la Justicia Federal. El abogado de Freytes es Alejandro Osio.