Detenido quemó colchón en la Seccional Primera

El fuego se inició en uno de los calabozos con un encendedor. Allegados al detenido denuncian malas condiciones de presidio y demoras en la Justicia. El joven fue trasladado a la Alcaidía.
Un menor de 19 años quemó ayer un colchón en la Seccional Primera y fue trasladado posteriormente a continuar con su condena en la Alcaidía de Santa Rosa. Durante varias horas las puertas y ventanas de la comisaría permanecieron abiertas para que el humo denso y tóxico pudiera salir de ese lugar. Con la humedad el aire era allí irrespirable. "Abrimos todo para que se ventile. El olor a quemado era insoportable", dijo un oficial de la Primera.
El hecho ocurrió ayer cerca de las 18 en uno de los calabozos que tiene esa dependencia policial. Afortunadamente el incendio no pasó a mayores y fue sofocado por los efectivos de turno con la ayuda de matafuegos. El joven que inició el siniestro es Jonathan "el Gringuito" Luna, un muchacho que pese a su corta edad carga con un nutrido prontuario judicial.
El fuego habría sido iniciado con un encendedor que el detenido utilizaba para prender cigarrillos. "Fue más que nada una llamada de atención lo que hizo el chico. En realidad él estaba cumpliendo condena en la Alcaidía y había sido trasladado a la Primera porque había tenido un conflicto con sus compañeros de celda", dijo una fuente de la Seccional Primera. Y agregó: "Antes de regresarlo a la Alcaidía, Luna fue revisado por el personal del Servicio de Emergencias Médicas, y se constató que estaba bien de salud".

Malas condiciones.
Allegados al "Gringuito" aseguran que su situación carcelaria y judicial no es la mejor. "En la Alcaidía hay una superpoblación, incluso varias oficinas fueron refuncionalizadas como celdas. Además Jonathan es el más chico de todos los que están privados de su libertad en ese lugar, ni siquiera fueron capaces de darle alojamiento en la Unidad 30", dijo una persona allegada al joven. Y agregó: "Luna tiene atrasada la libertad condicional y en la Alcaidía no se le ha dado ninguna contención. Desde diciembre que el Juzgado de Ejecución Penal le adeuda una entrevista. Hace más de un año que está preso, y él mismo ha encarado un proceso de rehabilitación de sus adicciones. Tiene 20 años, es muy joven y hay ciertas condiciones dadas para que pueda reinsertarse".