Detienen a 4 furtivos: uno es policía

Cuatro personas fueron detenidas por personal de Seguridad Rural de Toay mientras cazaban en un camino vecinal conocido como “11 bis”, a aproximadamente 60 kilómetros al sur de esa localidad. Uno de los demorados es policía de la Federal de General Pico y otro tiene antecedentes por cazar furtivamente, indicó la fuente consultada.
La policía además secuestró una camioneta Ford F-100 color blanca en la que viajaban los hombres, junto a un fusil que tenía silenciador y estaba adulterado. El arma había escondida en un sector donde había pastos altos.
El hecho ocurrió en la madrugada de ayer, cuando el personal de Seguridad Rural de Toay divisó un vehículo y, en el intento de detenerlos para realizar una inspección “se dieron a la fuga”. La fuente policial que alertó sobre el hecho manifestó que “en un momento dado la camioneta ingresó en un establecimiento rural y colocaron un candado”, y agregó además que “el candado era de un bolso, y nosotros sabemos que en ese lugar los dueños no colocan candado, por lo que el personal ingresó al campo y luego de cuatro kilómetros de persecución los desconocidos abandonaron la camioneta y se fugaron a pie”.
Tras varios minutos de recorrido en el interior del establecimiento, los uniformados observaron que dos siluetas se dirigían hacia ellos, allí procedieron a reducirlos y posteriormente detenerlos: “uno de ellos exhibió una credencial de la Policía Federal y tenía además una pistola y un total de 21 cartuchos calibre 7.65 que son de fusil”.

Fusil.
Personal de El Durazno, que prestó apoyo en el hecho, detuvo luego a otras dos personas que habían vuelto al lugar para recuperar la camioneta. La fuente informó además que “como no les encontraron piezas cazadas, posiblemente sean puestos en libertad”.
En horas de la mañana del lunes la policía realizó un rastrillaje por la zona donde se movieron los sujetos y dieron con un fusil que tenía adosado un silenciador, lo cual está prohibido. Además el arma estaba adulterada ya que tenía los números de serie borrados con una mecha de taladro o con una lima. Cabe recordar también que, en estos momentos, la temporada de caza está vedada.