Detienen a rionegrinos acusados de secuestros virtuales

Dos jóvenes de entre 20 y 30 años fueron detenidos ayer al mediodía, acusados de haber perpetrado varios secuestros virtuales contra vecinos de la ciudad de Santa Rosa. La policía los interceptó en la avenida Spinetto, casi Convención Provincialista, cuando iban a bordo de un Renault Fluence -color negro, con vidrios polarizados-. "Teníamos una orden de detención de estos dos muchachos que desde hace unos días estaban en la ciudad, y sobre los que pesaba la sospecha de que no se dedicaban a actividades lícitas. Ambos son oriundos de General Roca, provincia de Río Negro", dijo una fuente de la Brigada de Investigaciones que participó del operativo.
La detención se logró luego de un intenso trabajo de investigación en el que participaron efectivos de la Seccional Segunda y Tercera (además de la Brigada) y algunas potenciales víctimas de los falsos secuestradores. "Se les siguió el juego y se acordó el pago de un rescate por la persona a la que supuestamente ellos tenían secuestrada. así logramos detenerlos", agregaron las fuentes. Tras requisar el auto, la pesquisa les encontró a los detenidos una suma cercana a los 5.000 pesos que serían fruto del cobro de "rescates"

Antecedentes.
En horas de la tarde de ayer, los investigadores del caso estaban tratando de determinar si las identidades de los detenidos eran las verdaderas, si contaban con antecedentes penales y si realmente eran propietarios del Fluence. Lo que si se supo es que al menos uno de ellos pertenece a la comunidad zíngara. Según la pesquisa este último detalle no es menor: "Nosotros sospechamos que los dos rionegrinos no operaban solos y que tenían conexiones con otros tres zíngaros, también jóvenes, de apellido Miguel, que habían llegado a la ciudad días atrás en un Fiat 500 -color blanco, también polarizado-. A estos tres también los demoramos para averiguar qué hacían en la ciudad", concluyeron las fuentes.
La detención de los zíngaros por secuestros virtuales recuerda al caso de los hermanos Ivanovich, quienes hace exactamente un año llegaron a La Pampa para operar bajo la misma modalidad y terminaron presos.