Detuvieron al “Gringo” Luna cuando iba a ver a su abogado

"Tarde o temprano iba a aparecer", afirmó un jefe policial a LA ARENA con respecto a la detención de Jonathan Luna (18), también conocido como el "Gringo" o "Gringuito". Fue apresado ayer en el centro de la ciudad, mientras se dirigía al despacho de su abogado. Por disposición judicial, fue llevado a la Alcaidía y, obviamente, no a la Seccional Sexta, de donde se había marchado tras forzar una reja. Ahora, además de tener varias causas por robos y hurtos, está imputado de "lesiones", "amenazas" y "abuso de armas" en perjuicio de su ex pareja y madre de su hijo, a quien lastimó en la cabeza de un culatazo.

Cronología.
Luna había sido detenido el domingo mientras supuestamente intentaba robar en una casa. El martes a la tarde se fugó de un patio enrejado de la comisaría Sexta, y, según la policía, cometió más hechos delictivos (habría robado una moto y hurtado al menos dos viviendas). Cerca de las 0.30 de ayer, el joven se presentó sorpresivamente en la casa de su ex pareja, ubicada en el pasaje Russel y Luro, en Colonia Escalante Sur. Durante ese encuentro, los jóvenes discutieron y Luna se marchó, pero cuatro horas más tarde volvió en una bicicleta, y sus intenciones no eran las mismas.
Mientras la madre de su hijo pequeño se encontraba en el espacio verde ubicado sobre la avenida junto a dos primas, Luna extrajo un arma de fuego, amenazó a todas (incluso a un barrendero de la municipalidad) y llegó a gatillar, pero el arma estaba descargada. En ese interín obligó a su ex pareja a irse con él, pero ante la negativa le dio un culatazo en la cabeza que la hizo sangrar copiosamente. Luego se marchó con ella a la rastra.
Las familiares de la joven se comunicaron con el 101, pero a las pocas horas la chica apareció. Aparentemente, Luna la abandonó cerca de la Escuela 38, en Chile y Varela, y allí la muchacha se habría cruzado con unos amigos que, a bordo de un auto, la llevaron hasta su casa. De allí fue llevada al hospital Lucio Molas, donde al cierre de esta edición continuaba en estado de observación, fuera de peligro.

Taxi y captura.
Cerca de las 10 de la mañana, un taxista que había dejado a una pasajera a la calle Callaqueo del Plan 3.000, fue interceptado por Luna, quien le pidió que lo llevara a una casa de la calle Junco al 1.700. Ahí se bajó y les dejó a unos familiares una bolsa con tres revólveres, un pistolón, una filmadora digital, un reproductor de dvd y varios cuchillos, y siguió viaje. Fue hacia el centro, pero en Gil e Irigoyen fue detenido por efectivos de la Brigada de Investigaciones, quienes habían sido alertados por una fuente que prefirieron no revelar. Llevaba consigo unos 900 pesos y varias joyas.
Todas las causas que tiene desde que noviembre de 2012 (cuando alcanzó la mayoría de edad) serán tramitadas por el fiscal Carlos Ordás, quien próximamente lo indagará.