Disturbios en la ciudad

Entre la tarde del viernes y la de ayer ocurrieron varios hechos de carácter policial. El primero fue en horas de la tarde del viernes. Un joven de 20 años iba caminando por Callaqueo y Oses (Villa Germinal) y se cruzó con otro muchacho de la misma edad que extrajo un revólver calibre 22 y efectuó dos disparos al suelo, cerca de sus pies. El agresor fue detenido, pero el arma no se halló. Aparentemente mantenían un problema de vieja data.
En las dos cuadras ubicadas en Stieben entre Paraná y Río Bermejo (Plan Federal) residen dos familias rivales, cuyas viviendas están enfrentadas a una distancia de 50 metros. Ayer a la 1, un integrante de una de las familias efectuó un disparo con una escopeta contra la puerta de la casa de sus “enemigos”. Los perdigones no traspasaron la madera, y no hubo personas lesionadas. Como nadie radicó denuncia alguna, los agentes de la Seccional Segunda iniciaron la causa de oficio, pero por el momento no hay detenidos ni secuestros.

Peleas en el centro.
Cerca de las 5.30, en un boliche ubicado frente a la Plaza San Martín, un joven fue expulsado por haber provocado incidentes en el interior. Pese a que no estaba alcoholizado, según la policía, insistió a los patovicas para que lo dejaran entrar, pero ante la negativa “se puso violento y tuvo que ser demorado hasta las 7, momento en que recuperó la libertad”.
Cuarenta y cinco minutos más tarde, se desataba una escaramuza a pocas cuadras de allí, en Pellegrini y Roca. Allí dos sujetos estaban peleando, y un oficial de la policía que estaba de franco intervino en la riña. Fue agredido por uno de los peleadores, quien también le provocó un daño a el Ford Ka en el que se movilizaba. Los agentes policiales se presentaron en el lugar y detuvieron a ese individuo, de 29 años, quien luego fue liberado.

“Amigos”.
Por último, la policía de la Seccional Tercera informó que a las 18 de ayer, dos jóvenes conocidos por su relación con el ambiente delictivo y que “siempre andan juntos” tuvieron una pelea y que uno terminó hospitalizado. Ocurrió en Chile al 1.000. Ambos estaban supuestamente alcoholizados, y tras una discusión uno le arrojó una botella de vidrio al otro. Este último, ofuscado, la levantó (ya rota) y le provocó un corte con la misma en la cara de su “amigo”.
Según el comisario Seisdedos, el herido, de 20 años, sufrió una lesión importante en su labio y fue trasladado al Hospital Lucio Molas, pero su vida no corre peligro. El agresor, de 22, fue detenido pero “probablemente no será denunciado”, dijo el jefe policial consultado.