Doce años después, David aún no devolvió los fondos desviados

UNA PELEA ENTRE LA JUSTICIA Y EL TdeC OBSTRUYE LA RESTITUCION DE LOS SUBSIDIOS

Juan José Reyes – Las gestiones para devolver los fondos que fueron sustraídos al erario público a través de triangulaciones con fundaciones están empantanadas. Los organismos están enredados en una burocracia que atenta contra la defensa del patrimonio de todos, privilegiando normas obsoletas.
El ex director de Deportes de la provincia, Sergio David, sigue sin devolver la plata sustraída al erario público por subsidios triangulados que derivaron en su condena por enriquecimiento ilícito. El año pasado, a través del oficio judicial 630/15, el tribunal de alzada solicitó celeridad al Tribunal de Cuentas en el “Procedimiento de Juicio de Cuentas” por los ingentes subsidios no rendidos o mal habidos, aún sin sentencia en la causa “David, Sergio s/Peculado como delito continuado”.
Existen pruebas contundentes e irrefutables, pero ambos organismos se hacen los distraídos, ya que “deben cumplir ciertas normativas obsoletas”, contrarias a la defensa del patrimonio de todos.

Maraña legal.
Días atrás el TdeC en nota dirigida a la camarista Alejandra Flavia Ongaro, titular de la Cámara en lo Criminal 1 (Nota 395/16), la misma que condenó a David por enriquecimiento ilícito, el organismo de contralor de las cuentas públicas le respondió, con un año de atraso, que “… la normativa vigente exige rendición documentada de cuentas del aporte recibido, según lo establece el Artículo13 de la NJF 513/69 para realizar la imputación puntual del gasto y los Recursos de Reconsideración en su contra”.
Al parecer hay suspensiones procesales que paralizaron el cumplimiento de la demanda hasta que el Juzgado les remita los documentos. Con mucho atraso el TdeC le contestó: “Atento que a la fecha este Tribunal no ha sido notificado de la sentencia definitiva (dixit) recaída en la causa ni remitida la documentación requerida al Juzgado, por tanto no se pueden resolver los Recursos interpuestos”.

Una burla.
Fueron 1,2 millones de pesos de esa época (embargados en 2013) los fondos públicos desviados entre 1998 y 2003 a la Comisión de Apoyo al Albergue Provincial; Asociación Cooperadora para Alto Rendimiento y la Comisión de Apoyo para Fomento y Desarrollo de Actividades Juveniles. Que el TdeC pida en 2016 a la Cámara que tiene que ser notificado de las sentencias definitivas para que recién allí comiencen a correr los plazos sobre Responsabilidad Administrativa Contable de Sergio David, parece una burla.
Al parecer muchos acuerdan con que debiera ser la Fiscalía de Estado la que actúe, ya que están controvertidos los intereses de la hacienda pública.

Juicio suspendido.
Nadie entiende por qué el TdeC le dice a la Justicia que “una vez finalizado el procedimiento de Juicio de Cuentas a través de la respectiva sentencia, en caso de que sea condenatoria, es decir, que formule cargo al cuentadante (David), y una vez que queda firme, ese ente concluya su intervención en las sentencias 2235, 2236 y 2275, dictadas en los expedientes 10832/01, 10834/01 y 4705/01 respectivamente”.
El organismo afirma que, “habiendo quedado firmes y consentidas, aquéllas fueron remitidas oportunamente (a la Fiscalía) a los fines de su exigibilidad por la vía del proceso de apremio”. Aluden que en parte de esos expedientes hubo Recursos de Reconsideración y que en algunos fueron revocadas (sentencias 2194 y 2195 del 1 de agosto de 2011). Al parecer algunos subsidios sí fueron rendidos.
Explica además que, con relación a las “restantes sentencias requeridas por la jueza”, también fueron impugnadas por la Dirección de Deportes. De esta manera “el TdeC recién este año requirió a autoridad judicial la remisión de esa documentación, informando el Juzgado actuante que la misma se encontraba secuestrada junto a la de otras entidades que recibieran subsidios”.
Otra confusión se da cuando afirma que, como “dicha documental poseía carácter voluminoso y que la misma sería objeto de sistematización por un cuerpo de peritos judiciales y atento la imposibilidad de resolver los recursos interpuestos por carecerse de documentación alegada, este Tribunal oportunamente dispuso la suspensión de los procesos de Juicio de Cuentas”.

Fundaciones truchas.
David, ex funcionario de Rubén Marín entre 1998 y 2003, recuperó su libertad en 2013 después de pasar 8 meses en prisión condenado por enriquecimiento ilícito durante su paso por la administración pública. Fue exonerado ese año por el ex gobernador Oscar Mario Jorge. Cumplió la condena en la Unidad Penal 4, luego de pasar unos meses en la Alcaidía de Unidad Regional I.
Todo sucedió después que se conociera que había quedado firme su condena por enriquecimiento ilícito y más tarde por el rechazo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a un recurso judicial. La pericia contable determinó no solo un uso indiscriminado e irregular de subsidios sin control desde el TdeC, organismo presidido por el destituido Natalio Perés en esos tiempos.

Peculado.
En agosto de 2014, en la Causa 36305/06, el juez Daniel Sáez Zamora dictó procesamiento y prisión preventiva en la causa “Fundaciones truchas”. El magistrado lo imputó por el delito de “peculado” al haber utilizado tres de esas fundaciones para sustraer caudales públicos. Se demostró que triangulaba fondos a través de comisiones y asociaciones para pagar gastos del Estado pero también para abonar los resúmenes mensuales de su tarjeta de crédito, cargar combustible en sus vehículos, viajar en avión y hasta pagarse los cigarrillos.
Sin embargo, por la burocracia, tanto sea desde el Poder Judicial como del TdeC, la plata no ha sido devuelta, es más corre el riesgo de seguir similar camino de infinidad de fondos públicos sustraídos por una red de fundaciones y organizaciones no gubernamentales que recibían ingentes subsidios. ¿Cuánto tiempo más habrá que esperar para que ambas instituciones aceiten sus mecanismos y hagan justicia?

Compartir