Doce años para Cabral

HOMICIDIO EN VILLA GERMINAL

“Por ahí uno espera mucho más y se embronca. Pero dentro de todo el caso se sobrellevó bastante bien. En un primer momento la condena me pereció poca porque uno piensa en Alejandro Weber, al que le dieron 20 años por tentativa de homicidio, y dice la pucha, a mi hermano lo mataron y al asesino le dieron solo 12 años. De todas formas estoy conforme y ojalá que este hombre cumpla gran parte de la condena adentro”, dijo ayer Pablo Cabrera tras conocer la condena contra Gustavo Cabral, el hombre que mató a su hermano, Hugo Cabrera, en el mes de enero.
Ayer al mediodía, el Tribunal de Audiencia integrado por los jueces Carlos Alberto Mattei, Carlos Alberto Besi y Gastón Boulenaz condenó a Gustavo Daniel “El Pata” Cabral, un albañil de 27 años, a 12 años de prisión por haber asesinado a su tío Hugo Daniel Cabrera (34), el pasado 10 de enero pasado en Villa Germinal. Tal como lo había solicitado el fiscal Oscar Cazenave en la ronda de alegatos el hecho fue considerado como homicidio simple y no como un homicidio preterintencional como había solicitado la defensa.
El 10 de enero de 2016, cerca de las 4:40, Cabral y Cabrera mantuvieron una pelea en la esquina de Antártida Argentina y Errecalde después de haber compartido una fiesta familiar en el Salón de Usos Múltiples del Barrio. Como consecuencia de la riña, Cabrera terminó con un traumatismo de cráneo grave internado en Terapia Intensiva del Hospital Lucio Molas y falleció al día siguiente a las 20.30.
“Es una lástima que no se hayan contemplado los antecedentes que tenía Cabral por haber asaltado violentamente a un anciano el año pasado en pleno centro de la ciudad. El damnificado no se animó a denunciar lo que vivió por miedo. Si no hubiese sido así, la pena hubiera sido otra”, concluyó el hermano.

Alegatos.
“Entendí que el caso se encuadra dentro de la figura del homicidio simple y consideré que por el daño causado a la familia, amerita el pedido de 14 años de prisión”, dijo el fiscal Cazenave tras la ronda de alegatos.
Por su parte, el defensor de Cabral, Pablo Sebastián Maldini, pidió la absolución del imputado argumentando que no tuvo intenciones de matar e hizo una salvedad: en caso que se le endilgue alguna responsabilidad en su defendido, se lo haga bajo la figura de “Homicidio Preterintencional” que tiene una pena máxima de 3 años de prisión. El homicidio preterintencional es aquel que se verifica cuando el agresor actúa con la intención de provocar lesiones a otra persona (utilizando un medio idóneo para ello) pero cuyo objetivo final no es provocar la muerte.

Compartir