“Dormí unos minutos y seguí trabajando”

LA BOMBERA DE LA FOTO

“Sí, ya descansé todo”, fue la respuesta de Luciana a la pregunta obvia de si en estos días había descansado lo suficiente, tras varios días de luchar contra los incendios desatados en el sur-oeste de la provincia de Buenos Aires. Entrevistada por Radio Noticias se refirió a la foto que tuvo difusión nacional: “No puedo creer el lío que se armó, no esperaba esto. Ayer (por el jueves) estuve muy nerviosa porque me llamaron medios de todos lados”.
-¿Qué es lo primero que sentiste al ver la foto donde estás durmiendo en el piso?
-Me emocioné verme ahí acostada, después de tanto trabajo. Es muy fuerte la foto, porque esos minutos fueron eternos luego de haber trabajado tanto.
Luciana vive en Pedro Luro, donde trabaja en un verdulería con su madre y es peluquera a domicilio. “Es un pueblo tranquilo y como bomberos siempre tenemos salidas por incenidos forestales, mas que nada. Entré en el cuerpo a los 15 años de edad, cuando con una amiga nos anotamos porque nos gustaba las autobombas y nos aceptaron”.
“Iba a la escuela y debía manejarme con los horarios y en los ratos libres me iba al cuartel, donde me capacitaron como aspirante”, añadió Luciana.
Su primera intervención activa en incendios fue a pocos de estar como aspirante.”Eramos muy chicas”, destacó.
En cuanto a los incendios de estos días, recordó que comenzaron a mediados de diciembre del año pasado. “Se volvieron incontrolables, pero se logró extinguir, sobre todo el de Villarino. Ahora estamos a la espera de que nos llame el jefe para ir al cuartel porque estamos en alerta amarilla”

Martín, el fotógrafo.
Luciana indicó que su trabajo como bombero en los casos de incendio lo hace por turnos, con relevos del personal actuante, pero que eso no ocurrió esta semana “porque estábamos lejos (de la base) y sin señal de radio, por lo que estuvimos combatiendo las llamas durante toda la tarde y toda la noche, con algún descanso mínimo”.
Reconoció que como cuerpo de bomberos voluntarios de Pedro Luro disponen del equipamiento necesarios. “Estamos bien, pero nunca está de mas recibir más equipos, pero dentro de todo tenemos lo justo y lo necesario”.
Quien le sacó la fotografía durmiendo en el piso, es su novio Martín, que también es bombero voluntario. “Está acá, enamorado; él me sacó la foto que me hizo famosa por algunos días”, resaltó.
El novio de Luciana tiene 39 años de edad e ingresó hace algunos meses al cuerpo de bomberos. “Yo soy la jefa de él porque llevo más tiempo y hay un orden jerárquico, por lo que me tiene que obedecer”, comentó jocosamente.
Como no podía ser de otra forma, al despedirse, además de agradecer por la entrevista, saludó a todos sus pares de La Pampa.