Dos personas condenadas

ROBOS Y HURTOS

El juez de control, Néstor Daniel Ralli, a través de un juicio abreviado, condenó a Cristian Avelino Zerda a tres meses de prisión de cumplimiento efectivo por ser autor del delito de robo simple, unificándole esa sanción con otra anterior en una pena única a tres meses de efectivo cumplimiento bajo la modalidad de semidetención con prisión nocturna.
Zerda, un albañil de 23 años, ya había sido condenado el 26 de abril pasado por el Tribunal en lo Criminal Nº 1 del Departamento Judicial de Quilmes, provincia de Buenos Aires, a tres meses en suspenso. El abreviado fue convenido entre él, el fiscal Carlos Ordas y la defensora oficial Mariel Annecchini.
Con las pruebas reunidas en el expediente, Ralli dio por demostrado que el 4 de junio pasado, a las 6.20, en Joaquín V. González y Alsina, el imputado abordó de atrás a una pareja y, tras apoyar un objeto sobre la nuca del hombre, les manifestó: “Tengo un arma, dame todo lo que tengan”, y les sustrajo dos teléfonos celulares y 157 pesos.
A su vez, Mauricio Piombi condenó a Esteban Saúl Avalo a un año de ejecución en suspenso por considerarlo autor de los delitos de hurto calificado, por tratarse de un vehículo abandonado en la vía pública, hurto simple y robo simple, concursando todos en forma real entre sí. Además se le impuso el cumplimiento, durante dos años, de la obligación de fijar domicilio, del que no podrá ausentarse sin consentimiento o autorización judicial.
La resolución fue dictada como consecuencia de un pedido de juicio abreviado del fiscal Facundo Bon Dergham, el defensor oficial, Pablo De Biasi y el propio acusado, un changarín de 25 años, quien admitió su culpabilidad.
Los hechos ocurrieron entre la noche del 30 de junio y la madrugada del 1 de julio de 2011, cuando Avalo sustrajo, sin ejercer violencia, un Fiat 147 que estaba estacionado en la calle Padre Buodo. El 31 de enero de este año, a las 2.50, en Avenida 13 de Caballería y 25 de Mayo, en Toay, agredió físicamente a un menor y le robó un celular y un auricular. Y el 26 de abril pasado, también en horas de la madrugada, hurtó una cámara fotográfica (con batería y tarjeta de memoria) y un cargador de batería, sin ejercer violencia del interior de un Ford Ka, que estaba sobre calle México.

Compartir