Dos accidentes en la ruta 35

Un hombre de 77 años debió ser internado en el hospital Lucio Molas, con traumatismo de cráneo, tras el choque entre un auto y un camión ocurrido ayer a la mañana en cercanías de Winifreda. Según fuentes policiales, el siniestro vial ocurrió alrededor de las 7 cuando Raúl Frank de 51 años conducía un camión Mercedes Benz, "color ladrillo y con acoplado" por la ruta 35 desde Santa Rosa hacia Eduardo Castex. Detrás y en la misma dirección, de sur a norte, circulaba un Volkswagen Gol blanco, de tres puertas, que era manejado por Martín Pérez Barreña de 21 años, quien estaba acompañado por su abuelo, Aurelio Pérez Barreña de 71.
De acuerdo con los voceros de la policía, a diez kilómetros al sur de Winifreda, el auto impactó de frente contra la parte trasera del camión por lo que ambos vehículos terminaron en una de las banquinas. El choque traería aparejadas severas consecuencias. Aurelio Pérez Barreña resultó con "traumatismo de cráneo" y otros golpes menores mientras que su nieto sufrió lesiones leves en diferentes partes del cuerpo, informaron las fuentes policiales.

Hierros.
Efectivos de Winifreda, encabezados por el subcomisario Gustavo Clavero y el oficial principal Eber Pereyra, y una dotación del cuartel de bomberos de esa localidad trabajaron en el lugar del accidente por varios minutos. El hombre de 77 años quedó aprisionado entre los hierros retorcidos lo que llevó a una extensa labor de los socorristas que, tras cortar parte del chasis del auto, pudieron sacarlo. El abuelo y su nieto fueron trasladados por un equipo médico del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) al hospital Lucio Molas. Aurelio Pérez Barreña quedó internado en el área de Terapia Intermedia mientras que Martín en el sector de observación. Los médicos evaluarán el estado de salud de los accidentados que, hasta el cierre de esta edición, continuaban hospitalizados.
Pese a la hora, en el momento del accidente había buena visibilidad y ambos vehículos tenían las luces prendidas. Todos los ocupantes son de Santa Rosa y llevaban puesto el cinturón de seguridad. El sector delantero del Volkswagen quedó destruido. El capó abollado en su totalidad, el vidrio del frente completamente astillado, las puertas destrozadas y parte del paragolpes (sobre el sector derecho) arrancado.

Vuelco en cercanías de Ataliva Roca
Un accidente, ocurrido anoche en cercanías de Ataliva Roca, pudo haber terminado en tragedia. Sin embargo, y pese a la espectacularidad del hecho, no hubo lesionados y todo no fue más que un susto. Según fuentes policiales, el siniestro vial ocurrió alrededor de las 20 en el kilómetro 276 de la ruta nacional 35.
En ese momento, y ya caída la noche, un Fiat Duna blanco conducido por Pablo Sebastián Alarcón circulaba por la ruta mencionada en dirección hacia Santa Rosa. Este vehículo remolcaba un Renault 4S que, a su vez, era conducido por Jorge Bertón. En el interior del último automóvil había un compresor y una gran cantidad de muebles, entre otras herramientas.
Según fuentes policiales, el conductor del Fiat Duna perdió el control del auto "cuando un camión pasó por la mano contraria y lo desestabilizó". Por este motivo, el auto terminó en la banquina de la mano derecha mientras que el Renault 4S se desenganchó, dio un tumbo
y quedó en posición normal.
A raíz del accidente, los ocupantes quedaron en el interior de los vehículos. Efectivos de la Subcomisaría de Quehué y del Destacamento de Ataliva Roca se acercaron al lugar del siniestro vial. Pese a las características del hecho, ninguno de los automovilistas resultó lesionado.
En el lugar del accidente, se contempló un panorama que, al principio, parecía más preocupante. Una importante cantidad de efectivos policiales y de profesionales del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) trabajaron en el lugar. Los elementos, situados en el interior de Renault, quedaron desparramados por la banquina. "Sin embargo, y afortunadamente no tuvimos que lamentar lesionados", sostuvieron las fuentes policiales consultadas por este diario.