Durango encabezó acto por el 25 de Mayo

Ante la ausencia del gobernador Jorge, por bronquitis, la ministra Evangelista y el intendente Larrañaga fueron los principales oradores en el acto central por el 205º aniversario de la Revolución de Mayo que se hizo en la avenida Spinetto con un buen marco de público.
La vicegobernadora Norma Durango encabezó ayer a la mañana el acto central por el 205º aniversario de la Revolución de Mayo que se desarrolló en Santa Rosa y previamente participó en la Catedral del tradicional Tedeum ante la ausencia del gobernador Oscar Jorge por un cuadro de bronquitis. Antes, la recepción de autoridades se hizo en el hall municipal.
Cerca del mediodía, tras el Tedeum, se realizó el desfile cívico militar en la avenida Spinetto, donde los principales oradores fueron la ministra de Cultura y Educación, Jacqueline Evangelista y el intendente Luis Larrañaga, que hizo llamativos elogios a las políticas del kirchnerismo, en medio de la interna justicialista.
En el palco, ubicado en Spinetto y Neuquén, estuvieron los ministros Raúl Ortiz, Mario González, Jorge Giménez y Leonardo Villalva, el secretario de Asuntos Municipales, Fabián Bruna, los diputados Mariano Fernández, Carmen Bertone, Darío Hernández, el legislador nacional Francisco Torroba y autoridades de las fuerzas de seguridad y de la Justicia.

Larrañaga.
En la apertura, el intendente Larrañaga dijo que "para que todo proceso histórico se desarrolle deben conjugarse diversos factores, deben estar los hombres y mujeres que sustenten las ideas de cambio y una causa que nos una para luchar y construir. Para comprender por qué homenajeamos ese hito de la historia es necesario destacar los valores de aquella revolución y que la vinculan a los debates y decisiones en el campo político actual".
Manifestó que "en aquella época, como ahora, hay monopolios, corporaciones, tribunales que ceden a las presiones del poder económico" y remarcó, en sintonía con el discurso kirchnerista, que "hemos enfrentado a una elite intelectual y financiera dependiente del imperialismo, así como lo hicieron los patriotas de mayo".
Además, afirmó que la gestión municipal "está enmarcada en el proyecto nacional", retomando "los ideales de mayo de 1810 con un gobierno integrado en forma pluralista, con una política en beneficio del colectivo santarroseño" y resaltó los logros de la gestión de Néstor y Cristina Kirchner.
En ese sentido, Larrañaga llamó a "defender lo logrado porque la política volvió a ocupar el centro de las decisiones del destino del país, el Estado asumió el rol de regulador de la economía, la renegociación de la deuda publica, puso en marcha políticas de inclusión, renacionalizó Aerolíneas, YPF y los trenes".

Ministra.
A su turno, la ministra Evangelista también remarcó las políticas del gobierno nacional, señalando que "hoy vivimos en una América unida en objetivos comunes, con 30 años continuos de democracia en la Argentina, que sostiene desde hace doce años un proyecto político de país cada vez más justo socialmente, económicamente independiente y políticamente soberano, que recuperó empresas de bandera cedidas en otros tiempos".
"Vemos una Argentina más inclusiva e igualitaria, que ha ampliado derechos y juzgado abusos de la dictadura, y una provincia que reclama por sus derechos naturales y trabaja a diario por más educación, desarrollo, trabajo. Y debemos seguir luchando contra lo que nos oprime, la desinformación, el individualismo, nos debemos la recuperación de Malvinas y la identidad de tantos hijos de desaparecidos".
Seguidamente y al trasladar la historia a la actualidad, la ministra expresó: "Hoy como entonces, hay dos argentinas frente a nosotros, la que quisieron aquellos jóvenes revolucionarios de mayo, libre y soberana; y la otra dependiente y sometida al poder económico y financiero extranjero aliado a algunos hermanos de esta tierra, porque la Argentina es una Nación que ha ido ganando su libertad a tarascones, a fuerza de resistencias y peleas contra dominaciones extranjeras y hermanos vende patrias".

Historia.
Evangelista dijo que "nos resta terminar con intereses mezquinos de quienes no se quieren convencer que el crecimiento es con todos o no lo es. En estos tiempos, donde el éxito a cualquier precio es el objetivo, y la lealtad y coherencia parecen haber quedado en el olvido, tengo la certeza que a esos hombres no los movió la búsqueda de un triunfo asegurado sino la fortaleza de sus convicciones y la rectitud de sus principios".
Y agregó: "Los grandes hombres luchan hasta el final con sus ideales, con la única intención de contribuir a un mejor futuro. La historia está hecha de audacias y de renuncias, de hombres y mujeres, a los bienestares personales en pos al bienestar del pueblo amado, tarde o temprano ella reconocerá a aquellos que pudiendo haber elegido caminos más fáciles asumieron responsabilidades para hacer de este pueblo un pueblo hacedor de su destino".