Educación emocional, otra mirada

DICTARAN UNA CAPACITACION EN EL CONCEJO DELIBERANTE

Graciela Meregalli dictará dos charlas-talleres en el Concejo Deliberante sobre una forma de educación que deja de lado viejos paradigmas para aplicar métodos ligados a lo emocional, al respeto hacia el otro y al manejo de herramientas para actuar ante chicos de todas las edades.
Un grupo de docentes, junto al Sindicato de Padres Pampeanos (Sidepa), llevarán adelante una actividad que durará dos días y en la que la protagonista será Graciela Meregalli, capacitadora de educación emocional. Las charlas-talleres se realizarán el viernes 25 de agosto de 18 a 20 horas (destinado a docentes), y el sábado 26 de 9 a 11 horas (dirigido a padres) en el Concejo Deliberante de Santa Rosa -avenida San Martín Este 50-. Los encuentros con Meregalli no sólo están destinados a docentes de todos los niveles educativos, sino también a padres, madres, y público en general.
Las docentes María Marta Rosignolo, Gloria Muñíz y María Liz Ferreiro son las actuales referentes de la educación emocional en La Pampa y las dos últimas dialogaron con LA ARENA sobre este encuentro que ya fue declarado de Interés Municipal en Santa Rosa y que va camino a ser de Interés Legislativo. El objetivo final de Sidepa, y de quienes organizan la actividad, es la creación de una Ley de Educación Emocional, asemejándose a lo que fue la creación de la Ley de Educación Sexual Integral.
“La educación emocional llega a la provincia en un buen momento, sobre todo por cómo está el rol docente, la educación en nuestro país y en la provincia de La Pampa, la incorporación de las salas de 4 años y demás”, comentó Gloria Muñiz.
– ¿Qué es la educación emocional?
– Es una estrategia de promoción de la salud que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas a partir del desarrollo de las habilidades emocionales. Este tema se está tratando desde 1986. La Unesco dice que la educación emocional se inicia en los primeros momentos de la vida y debe estar presente a lo largo de todo el ciclo vital. Las emociones tienen efectos en nuestro desempeño, por lo cual una persona emocionalmente formada es aquella que está en condiciones de construir su propio bienestar y contribuir al bienestar general en colaboración con los demás.

Desarrollo de habilidades.
María Liz Ferreiro explicó que las personas tienen habilidades y destrezas. “Las habilidades son esas que uno trae. El educador o el que interviene es aquel que puede hacer desarrollar esa destreza. Por ejemplo la educación emocional es tener pensamientos totalmente opuestos y ser capaces de hacer prevalecer un sentimiento por sobre la emoción. Y poder tener un diálogo, poder reflexionar al respecto y poder construir y deconstruir sin necesidad de destruir nada”, expresó. “No tiene que ver con la confrontación, sino con afrontar eso que pienso y que el otro piensa en este ida y vuelta, sabiendo que lo más importante pasa por el respeto del otro, por contribuir a generar vínculos más fuertes aún en las diferencias. Si no somos capaces de manejar nuestras emociones, que son las que van a construir el sentimiento real, es muy difícil construir una sociedad distinta. Las emociones te aíslan, si nosotros vamos cada uno manifestando lo que queremos, sin aceptar lo que dice el otro, estamos generando sujetos totalmente aislados”.
– ¿Cómo abordar la educación emocional en el aula?
– Permanentemente detectamos distintos trastornos en la conducta de los chicos, eso porque no sabemos cómo llegar, o no sabemos canalizar eso que le pasa a ese chico. Por ejemplo, cuando hay un alumno con problemas de conducta, tenés dos opciones como docente. O te la pasas diciéndole “Juancito, siempre te estás portando mal, la verdad que me tenés cansada, te vas a ir afuera, no ves que nadie juega con vos, siempre el mismo”; o le podés decir “Juancito, vos que dibujas tan bien y que con esas manos sos tan habilidoso, yo necesito que vos me hagas un favor, necesito que me ordenes esta caja con los libros”. Le vas entrando por otro lado, sin tener que marcarle. Se trata de que el docente también tiene que tener una formación en cuanto a cómo manejar estas emociones en los niños y en él mismo.

Nuevos paradigmas.
Ferreiro explicó que “el paradigma hoy dice que desde la educación hay que dejar de diagnosticar como si fueras un médico. Es totalmente biologicista el paradigma que nos viene abordando hace mucho. La idea es ver qué hago. Hay dos diferencias, la empatía es ponerse del lado del otro, pero la alteridad tiene que ver con ponerse del lado del otro con todos los componentes que hacen que ese otro lo sea. El contexto, su historia, su biografía”.
“La sociedad cambió mucho, la familia cambió, por lo tanto el maestro también tiene que saber que esto cambia. Los padres también son responsables de ver que tengan sus hijos una crianza sana”, aseguró Gloria.
“Si tuviéramos este recurso como docentes no sé si arreglaríamos tanto, pero mejoraríamos mucho. Acompañaríamos la trayectoria de los chicos desde otro lugar, desde un sistema que es obsoleto, que no atiende la diversidad, que desconoce que la heterogeneidad es un hecho, que pretende que sigamos teniendo la escuela del siglo XX y eso se terminó en todos los sentidos”, finalizó María Liz.