El 29, firma en Puerto Madryn

PACTO FISCAL NACIÓN-PROVINCIAS

El gobierno nacional y los ministros de Economía provinciales realizan los trazos finales a un amplio pacto fiscal que completará en gran medida, el acuerdo por la restitución 15 por ciento de coparticipación sellado en mayo. El objetivo es orientar el compromiso conjunto para alcanzar en 2019 el equilibrio fiscal mediante la eficiencia del gasto público.
En el medio de todos estos movimientos, también figura en un rol principal la reforma tributaria, donde las provincias plantean su preocupación por la caída en la coparticipación.
Tras el acuerdo alcanzado en Córdoba, entre Nación y Provincias, para la devolución escalonada del 15 por ciento, la próxima cumbre será el 29 de este mes, en Chubut, como se encargó de anunciar el gobernador Mario Das Neves. Dijo que ese fue el compromiso asumido por el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y que se concretará en Puerto Madryn.
El gobierno nacional apuesta a rubricar con las provincias el denominado “Acuerdo para el Fortalecimiento del Federalismo”, que entre otros ejes apunta a la convergencia del equilibrio fiscal de cada jurisdicción en 2019,a la eficiencia del gasto público y a una reforma tributaria para apuntalar el crecimiento de la actividad económica.
La aspiración del presidente Macri es “reducir el déficit, sin exigir a los gobiernos provinciales lo que no hace el federal”.
Desde la cartera de Interior le confirmaron la semana pasada a “Ambito Financiero” que ya está “casi listo” el documento que contendrá esas pautas, y que está siendo consensuado con los ministros de Economía de las provincias.
En este sentido, el responsable de Hacienda catamarqueño, Ricardo Aredes, precisó que en el acuerdo que s discute “se fijan diferentes pautas para que las provincias definan criterios uniformes, tratando de tender a ello para mejorar el estado fiscal y económico de todas las provincias”.

Administrar mejor.
Por su parte, el secretario de Provincias del Ministerio del Interior, Alejandro Caldarelli, sostuvo que “es un pacto entre todas las provincias y Nación que busca generar capacidades (o promoverlas) para administrar mejor el Estado; es una señal fuerte que entre sí nos hayamos puesto de acuerdo en una mejor gestión en la administración del Estado, y que se brinden servicios públicos de similar calidad en todas las regiones del país”.
Previsiblemente, el cónclave chubutense será aprovechado además por los mandatarios para analizar otras urgencias que aquejan a las provincias, y para elevar planteos a Nación.
El lote incluye, por caso, la preocupación por la desaceleración de los envíos de coparticipación por el freno en la actividad económica y cambios tributarios definidos por Macri.
El 18 de mayo, Rogelio Frigerio y los gobernadores sellaron en Córdoba un entendimiento que estipula una devolución escalonada y progresiva del15 por ciento de la coparticipación, que hoy se destina a financiar el sistema previsional nacional.
A partir de ese acuerdo, que acaba de ser validado por el Congreso Nacional, ese tijeretazo llegará a una detracción cero en 2020.
Ahora Nación y provincias van por la cumbre de Chubut, que se enmarca en la decisión de la Casa Rosada de encarar reuniones periódicas con los gobernadores en distintos puntos del país, en un giro respecto de la relación Nación-provincias que existía en la anterior gestión presidencial.

Compartir