El agua ya rebalsa el reservorio de la obra de los Daneses

POR PRIMERA VEZ DESDE QUE FUE CONSTRUIDA, HOY PASA POR VERTEDERO AL OTRO CUENCO

Anoche era inminente el avance del agua en el Bajo de Bárbulo. En un hecho histórico, las autoridades provinciales esperaban para las últimas horas de ayer o las primeras de hoy el ingreso del agua desde el cuenco de 9.000 hectáreas de la Obra de los Daneses al otro, con una extensión de 6.800. La obra diseñada por el Instituto Danés de Hidráulica tiene previsto un tercer cuenco, no construido aún, que abarcará una zona de 8.000 hectáreas.
Como las obras hidráulicas se hacen de atrás hacia adelante, los reservorios que ya se construyeron son el tercero y el segundo, mientras que el de 8.000 hectáreas se ubicará por delante de ellos, es decir, que, una vez concluida la obra, será el primero en recibir el agua de los excesos hídricos en el norte provincial.
“La expectativa es que se continúe con este ciclo húmedo, aunque ahora lo que ocurrió es que los eventos se han espaciado un poco más y no son tan extremos. La Obra de los Daneses, en el norte de la provincia, si no es hoy (ayer), en el transcurso de mañana (hoy) va a erogar por vertedero, esto ya se sabe que va a suceder. El vertedero es una obra de hormigón que está hecha para que el agua erogue por arriba. Se llenó un cuenco de 9 mil hectáreas y ahora comenzará a ingresar el agua a otro de casi 7 mil”, explicó Javier Schlegel, secretario de Recursos Hídricos de la provincia en diálogo con Radio Noticias 99.5.
Los enormes reservorios de agua están ubicados al oeste de Quemú Quemú en el lugar denominado como Bajo de Bárbulo. El llenado de uno de los cuencos y su trasvase por vertedero hacia el otro es un hecho inédito, nunca ocurrido desde la finalización de la primera etapa de la obra planeada por los daneses.

“No hay riesgo”.
Hace seis días, el propio Schlegel había informado que el cuenco de 9.000 hectáreas estaba llegando a su límite. Según informó entonces, el pelo de agua subía a razón de dos centímetros por día. El funcionario afirmó que todavía existe un amplio margen para recibir agua en “los Daneses”. “No hay riesgos -remarcó Schlegel-. Además hay un canal aliviador, hay que llevar tranquilidad porque no va a pasar nada, está diseñada para proteger especialmente a Quemú Quemú, nunca se va a inundar”, dijo entonces.
La Obra de los Daneses tiene unos 15 años de vida y desde que se terminó de construir la primera etapa -la única concluida de las tres que diagramó el Instituto Danés de Hidráulica-, el agua embalsada nunca había alcanzado el nivel de este año.
El cuenco principal colecta el agua que baja desde el norte de la provincia a través de la conexión de varios bajos, y de canales que permiten drenar las áreas anegadas de la zona.