El Atuel, en un debate en Buenos Aires

El documental “Atuel, memoria del agua”, de los realizadores pampeanos Valeria Tochi y Fernando Carrillo, cerrará el sábado el ciclo de cine y ambiente “Los ríos negados”, organizado por el Centro Cultural Haroldo Conti y el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA. Tras la proyección se abrirá un debate encabezado por Víctor Pochat, presidente del Instituto Argentino de Recursos Hídricos, y la licenciada en Biodiversidad y doctora en Antropología Celeste Medrano. Coordina Melina Tobías, especialista en políticas del agua y el saneamiento.
La proyección y posterior debate se realizará este sábado a las 18 en el CCHC, en avenida del Libertador 8151 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El ciclo se propone proyectar documentales de producción nacional que aborden las problemáticas en torno a la intervención humana sobre los cauces de algunos ríos, haciendo foco esta vez en el Pilcomayo -el sábado pasado se proyectó “Uahat”, filme de Julián Borrell, Franco González y Demian Santander- y en el Atuel.
Tras la proyección se abre la charla con especialistas y los directores, en diálogo directo con el público.
“El foco del debate invita a reflexionar acerca de los usos y apropiaciones de los ríos y cómo estos afectan a distintos pueblos y comunidades”, indicaron los organizadores del ciclo.

Película.
El filme “Atuel, memoria del agua” fue rodado entre 2012 y 2014 en el oeste pampeano y sur mendocino y cuenta con los testimonios de pobladores y especialistas para contextualizar la problemática ambiental, social y económica generada a partir del uso del río Atuel en su curso por Mendoza.
En la sinopsis del documental con el cual el Centro Cultural Haroldo Conti promociona la actividad se lee: “Después de la construcción del dique El Nihuil en San Rafael, Mendoza, el río Atuel ha quedado interrumpido para la provincia de La Pampa. Este hecho, que posibilita el acceso al riego del sur mendocino, al mismo tiempo dio inicio a un proceso de desertificación y empobrecimiento del oeste pampeano que se ve reflejado en la vida de sus habitantes”.
El trabajo cuenta con la dirección de Valeria Tochi y producción periodística de Fernando Carrillo. La música es de Juana Molina.