El CBU no será tan difícil

SE PODRA COMBINAR UN NOMBRE CON UN NUMERO

El Banco Central (BCRA) aprobó una norma que permitirá cambiar la Clave Bancaria Uniforme (CBU), el larguísimo código de 22 números que se debe usar hoy para realizar cualquier transferencia financiera, por códigos alfanuméricos más simples, como por ejemplo un alias o la combinación de un nombre con un número.
La nueva modalidad se conoció en la semana pero recién se pondrá en marcha desde diciembre de este año. Los clientes podrán tener claves que se les resulten mucho más familiares, aunque tratando de mantener un estándar de seguridad. Así números como 6757000045679812340980 podrán ser reemplazados por combinaciones como “CharlyMarx2005”, “CristinaGuti94”, “Estudiantes110” o hasta “Carnicero44671”, sólo por citar algunos ejemplos, según publicaron distintos medios.
La modalidad para identificar cuentas podrá ser una especie de “alias” que, como condición excluyente, deberá estar compuesto por una combinación de 14 caracteres (letras o números). Esta nueva opción coexistirá con el CBU, número que contiene códigos que identifican al banco, la sucursal de origen de las cuentas y el titular de la misma.
La norma del BCRA publicada establece que las entidades financieras deberán “adecuar sus funcionalidades de Internet, banca móvil y plataforma de pagos móviles para permitir crear, mantener y usar un alias unívoco con el CBU correspondiente a cada cuenta”.
Y que “los titulares de las cuentas podrán informar esos alias en reemplazo del número de CBU para recibir pagos y transferencias”. Dicho alias será administrado por la cámara electrónica de medios de pago de bajo valor (Coelsa), pero podrá ser gestionado y obtenido a través de homebanking.
La medida apunta a agilizar el sistema de pagos electrónicos además de la movilidad. También habrá mayor facilidad para cambiarse de un banco a otro porque cuando el cliente pase de una entidad a otra, podrá usar exactamente el mismo usuario que tenía para asociarlo a la nueva cuenta bancaria. Y, con esto, evitar avisar el cambio de entidad a quienes realizan el débito o los depósitos.