El colmo de la inseguridad: se robaron hasta un portón

LA POLICIA EN SILENCIO

Asaltos a comercios céntricos, arrebatos a ancianos y adolescentes, hurtos a plena luz del día y en cualquier barrio de la ciudad. Todo eso sucede en Santa Rosa y si no fuera por los vecinos que se comunican con este diario y se animan a contar los delitos de los que fueron víctimas, pareciera que en la ciudad reina una calma chicha digna de otros tiempos. En su edición de ayer este diario daba cuenta de tres asaltos que se produjeron en pocas horas entre la madrugada del sábado y la noche del domingo, atracos cometidos a punta de cuchillo con botines ínfimos como pueden ser un celular o un puñado de billetes.
El fin de semana le tocó a Susana Varas, una vecina de Villa Martita que denunció el robo de un portón. “Ya es la quinta vez que me roban en mi casa”, dijo ofuscada a Radio Noticias y agregó “estar cansada”. El hurto del portón no fue un hecho menor si se tiene en cuenta las medidas (2,70 por 2,50 metros), que hicieron falta seis personas para trasladarlo y que estaba atado a una columna. También fue un hecho atrevido, ya que la abertura se encontraba en la puerta de acceso a su casa ubicada en Blanco Encalada y Maestros Pampeanos.
“Para llevar ese portón tienen que haber, por lo menos, seis personas: tuvieron que hacer mucha fuerza porque es realmente muy pesado. El día que lo trajeron hubo que pedir ayuda a cinco albañiles que trabajan acá cerca, porque entre dos no lo podían bajar. Los vecinos tienen que haber visto algo, y si vieron deben tener miedo, pero hay que dar a conocer estas cosas”, manifestó. “Es muy difícil poder vivir así, estoy realmente muy cansada”, completó la mujer.

Más robos.
Algunas informaciones llegan varios días después a esta redacción, como el caso de una mujer que el 5 de septiembre fue a sacar dinero a un cajero de la calle Hilario Lagos y fue seguida por dos delincuentes. Cuando estaba por ingresar a su casa, en la calle Garibaldi, le sustrajeron la cartera con efectos personales y una importante suma de dinero además de documentación.
En el mismo lugar, ayer cerca del mediodía, le robaron un bolso con ropa a un hombre que había dejado su Ford F100 -modelo vieja- sin llave. Antes de irse para el campo donde trabaja, el hombre fue a sacar dinero.
El fin de semana pasado, frente a un bodegón ubicado en 9 de Julio y General Pico, intentaron robarle la cartera a una mujer. La víctima reaccionó, se defendió a carterazos e impidió que le llevaran sus pertenencias. Del mismo modo, pero con distinta suerte, días atrás le arrebataron la cartera a una mujer frente a la Fundación Faerac, en Villa Santillán.

Compartir