El día que El Zorro encontró a Tornado

La Asociación Pampeana “El Zorzal” de Equinoterapia y Equitación Deportiva estuvo presente en la 90º Exposición Rural de Santa Rosa donde, por medio de demostraciones con sus caballos, enseñaron ese maravilloso método terapéutico que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad, sin límite de edad.
“La equinoterapia es un método terapéutico que utiliza al caballo buscando la rehabilitación, el óptimo desarrollo físico, mental, emocional y social de las personas, mejorando finalmente su calidad de vida. Además se necesita un equipo interdisciplinario bien preparado, un instructor que sepa entrenar al caballo, profesionales de salud, voluntarios preparados para la pista, personas encargadas del bienestar del animal, y lo esencial es tener un buen equipo humano”, explicó Matías Baldone, instructor de equitación terapéutica.
Para esta edición de la Rural, la Asociación contó con la presencia de un caballo padrillo, de raza Frisón Holandés, coronado Gran Campeón en múltiples exposiciones nacionales, traído desde Córdoba por su propietario, Gerardo Minuzzi, quien posee centros de Equinoterapia en nuestro país. Minuzzi lleva donados más de 160 caballos, todos ellos preparados para realizar una tarea eficiente en lo que respecta a este método terapéutico.
Esta raza, con sus características de mansedumbre y docilidad, es perfecta para la actividad, por esta razón, desde la Asociación desean apostar, solicitando la colaboración del Ministerio de la Producción de la provincia, a la generación de una nueva raza de caballo para la Equinoterapia. Otro de los objetivos es que La Pampa, a través de “El Zorzal”, pueda participar en una futura competición de Juegos Paralímpicos, dadas las condiciones que presentan sus alumnos. “Creo que es la posibilidad de brindarle experiencia a la provincia en competencias de este nivel”, expresó Baldone.

Mucha voluntad.
Actualmente son cinco los centros de Equinoterapia que funcionan en la provincia y están bajo el asesoramiento de “El Zorzal”. En cuanto al trabajo realizado, Baldone expresó que “esto se hace con mucha voluntad y con mucho esfuerzo, y la realidad es que la actividad mejora la calidad de vida de las personas, sin límite de edad y, el contacto con el caballo, y la alegría que genera, hace que la parte, tanto psicológica como física de las personas, socialmente produzcan un potencial desarrollo. No hay nada mejor que cambiar los psicofármacos por un remedio natural como es el caballo y la evolución se ve a corto plazo”.

La Asociación.
“El Zorzal” trabaja todos los días de la semana en el predio de la Asociación Agrícola Ganadera y cuenta con un total de 130 alumnos que padecen patologías psicológicas, de comunicación, socialización y relacional, física/psicomotora y pedagógica. “Para poder llevar a cabo este tratamiento se necesita de un equipo preparado, un caballo entrenado, por eso se hacen capacitaciones y para nosotros es un orgullo que nos reconozcan el trabajo”, aseguró Baldone en una entrevista con LA ARENA.
Hace dos meses se abrió un centro de Equinoterapia en General Pico y estiman que en un futuro proyecto, se puedan generar seis centros para evitar que las personas con discapacidad tengan que viajar hacia la ciudad capital y puedan contar con un centro cerca de sus localidades de residencia.

El caballo de “El Zorro”
La primera vez que uno de los alumnos de la escuela de Equinoterapia llegó a la clase, se presentó portando una máscara, una capa negra y una espada. “Hacía que era ‘El Zorro'”, dijo Baldone respecto a ese alumno que el fin de semana se pavoneó orgulloso sobre el lomo del Frisón, cual “Zorro” con su “Tornado” -de la vieja serie de TV-. Jugando con el público, inmortalizado en más de una cámara digital o celular, el muchacho no sólo disfrutó de lo que fue la exposición sino que fue más allá y gozó de poder montar “el caballo de ‘El Zorro'”.

Más caro que una 4×4
Con una estampa perfecta y de andar elegante digno de admirar, el caballo padrillo de la raza Frisón Holandés se paseó por todo el predio ferial de la Rural durante el fin de semana. Los que concurrieron a la muestra aguardaron ilusionados tener la oportunidad de fotografiarse encima de su lomo o a su lado. Fue la primera vez que un caballo con sus características pisó suelo pampeano y se espera, de parte de las personas que integran “El Zorzal”, poder tenerlo nuevamente en futuras demostraciones. Incluso sueñan con la idea de producir su raza en nuestra provincia, algo que no será fácil ya que el costo de producción es elevado. Sin ir más lejos, este hermoso ejemplar de la raza de los países bajos, tiene un precio superior a los 50 mil dólares. Es más costoso que una Toyota Hilux, por ejemplo. Obviamente, este Frisón Holandés, con sus características de docilidad, mansedumbre y una fina preparación para el trabajo en la Equinoterapia, vale cada centavo de la moneda extranjera.

Compartir