El gobierno rescindió el contrato

PREOCUPACION POR LA OBRA DEL NUEVO HOSPITAL DE ALTA TECNOLOGIA

“Viene con un ritmo de trabajo bastante lento que nos genera algunos problemas. Estamos con este tema, depende de la empresa el ritmo de la obra. Debería estar casi en un 100 por ciento de ejecución y está en un 45 por ciento aproximadamente”, señaló el ministro de Obras Públicas de La Pampa, Julio Bargero, con relación a la obra del nuevo hospital de alta complejidad.
La frase del ministro fue ante a los medios de prensa cuando acudió junto a su gabinete, a la legislatura pampeana a fue explicar los alcances de su área en el presupuesto 2016. Sin embargo, un mes después, y debido al retraso que presenta la obra, el gobierno decidió rescindir el contrato con la UTE (unión transitoria de empresas) conformada por las firmas Eleprint, Iaco Construcciones y Tecma.
La UTE adujo que la demora se debió a las devaluaciones -de 2014 y de fines de 2015-, al desabastecimiento de materiales y al índice de precios que fue suspendido en su momento.
A fines de enero, Bargero (Obras Públicas) y Rubén Ojuez (ministro de Salud) recorrieron las instalaciones y advirtieron la dificultad de inaugurar este año el nuevo centro asistencial. “Recorrimos el hospital, vimos que la curva tendría que tener la construcción tiene algún atraso, la idea es verificar para encontrar, mediante un diagnóstico, el motivo de esos atrasos, y así se puede trabajar en conjunto con la empresa para resolver y llegar a un buen término y forma con el hospital”, señaló Ojuez en aquel momento.
Ayer por la tarde hubo una reunión clave en el Ministerio de Obras Públicas junto a funcionarios de gobierno y representantes de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra). Si bien, los participantes trataron de mantener el hermetismo, LA ARENA supo que el panorama no es muy alentador. Ahora la obra está inconclusa y el gobierno provincial deberá definir los pasos a seguir.

Adjudicación.
La construcción del nuevo centro asistencial, ubicado frente al hospital Lucio Molas, fue adjudicada el 21 de febrero de 2014 bajo el gobierno de Oscar Mario Jorge, mediante el decreto 56/14, con un monto de 335.437.233 pesos y un plazo de ejecución de 700 días corridos.
La construcción tiene 22.500 metros cuadrados de superficie. Iba a contar con 180 camas de internación en los distintos servicios y estaba diseñada para que el frente que da a la calle Raúl B. Díaz tenga una rotonda interna que da al predio del hospital, lo cual preveía que tanto los micros de línea como taxis o remises pudieran ingresar al predio del establecimiento y dejar a la gente allí, evitando la peligrosidad de cruzar una calle con mucho tránsito.
Cabe recordar que en agosto del año pasado, la UTE fue multada con 600.000 pesos por los retrasos injustificados en la obra. Si bien en un principio el hospital debería estar terminado el 21 de enero de este año, el gobierno de Jorge le había otorgado un plazo de 109 días, lapso que se venció el 10 de mayo.
Según informó el sitio www.construar.com.ar en el mes de febrero, la obra presentaba un notorio desfase (24% en pesos según índice de la construcción), cuando sus plazos originales están vencidos y la prórroga de cuatro meses parece insuficiente.
“El problema reside en que, según la curva de avance de obra oficial, aquélla llega al 42% y restan casi 200 millones de certificados de obra por erogar. Los motivos son contradictorios. Algunos lo atribuyen a falencias en la UTE y otros a que las reestructuraciones presupuestarias son altas, con baja certificación de obra. Según fuentes ministeriales, hubo ya tres órdenes de servicio dirigidas a la UTE, desde noviembre pasado, para que incrementara su ritmo de trabajo”, resaltó el periódico digital de la construcción.

Compartir