El Indec midió más pobres en La Pampa que en Jujuy y Salta

LOS ULTIMOS DATOS DEL ORGANISMO PONEN EN DUDA LA FIABILIDAD DE LA MEDICION

Curiosamente, los índices de pobreza e indigencia de La Pampa se encuentran arriba de los registros obtenidos por provincias con una problemática social mucho más compleja y delicada, como Jujuy, Catamarca, y Tucumán.
JUAN PABLO VIETA
Parece que irremediablemente otra vez vuelve a repetirse la misma historia que cuando se dieron a conocer los datos de pobreza correspondientes al segundo semestre del 2016. En aquella oportunidad por inconvenientes suscitados a partir de la recolección de los datos se terminó sobredimensionando el nivel de pobreza e indigencia del conglomerado Santa Rosa-Toay, que es la unidad muestral que se releva en la provincia.
En el informe que el Indec dio a conocer el último jueves para el segundo semestre de 2017, la capital pampeana y su ciudad aledaña aparecen con una pobreza que compromete al 27.4% de las personas y al 17.6% de los hogares, y con un nivel de indigencia que alcanza al 4.1% de los individuos y al 2.7% de los hogares.
Esos guarismos muestran una mejoría en relación a los números correspondientes al segundo semestre del 2016, cuando la pobreza fue del 32.8% de las personas y el 22.6% de los hogares, y la indigencia afectaba al 7.3% de las personas y al 4.4% de los hogares.
Sin embargo, curiosamente se encuentran arriba de los registros obtenidos por provincias con una problemática social mucho más compleja y delicada que La Pampa, como lo son Jujuy, Catamarca, y Tucumán.
Para tener una idea del desconcierto que provocan los números que exhibe el relevamiento dado a conocer el último jueves, basta decir que La Pampa tiene casi dos veces y media más indigentes que Jujuy, algo que es técnicamente imposible.
En efecto, si se comparan los ingresos provenientes del aparato asistencial del Estado se puede concluir que la situación pampeana es ostensiblemente mejor que la jujeña a causa del conocido “plus patagónico”, ya que aquí las jubilaciones, pensiones, pensiones no contributivas, y también a ex combatientes vienen con un adicional del 40%, que en el caso de la Asignación Universal por Hijo llega al 30%.

Medición.
Básicamente, la pobreza y la indigencia se releva en el marco de una investigación que combina los valores que reportan la Canasta Básica Total (CBT), una cesta de bienes alimentarios, no alimentarios, y algunos servicios, y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), conformada solo por alimentos, con la información de ingresos de los hogares proveniente de la Encuesta Permanente de Hogares.
Luego, ambas variables se cruzan de modo tal de determinar cuál es la parte de la ciudadanía que no alcanza a adquirir la Canasta Básica Total, o sea los pobres, y también los que dentro de la pobreza no tienen si quiera para comprar la Canasta Básica Alimentaria, es decir los indigentes.
Dado que los precios de los bienes inciden de manera definitoria en el nivel de pobreza e indigencia, está claro que en la medida que el gobierno vaya teniendo mejores resultados en su batalla contra la inflación ello redunda positivamente en el combate de este flagelo.

Desprolijidades.
En la publicación correspondiente al segundo semestre del año 2016 los resultados fueron tan malos para La Pampa en comparación a los obtenidos por Formosa, por ejemplo, que terminó con una indigencia de algo menos de la mitad que la nuestra, debido a que la recolección de datos de los ingresos de la población en el marco de la Encuesta Permanente de Hogares fue muy incompleta en el conglomerado Santa Rosa-Toay.
En efecto, en dicha oportunidad, sobre un total de 1.124 registros del aglomerado Santa Rosa-Toay, solo en 490 se pudieron recolectar datos de ingresos, es decir que hay un 56.4% del total de la muestra pampeana que no reporta información en materia de ingresos. En contraste, la muestra formoseña aportó en su mayoría la información correspondiente a ingresos, ya que solo un 7% de la misma no lo hizo.
Y fue justamente esta falta de información sobre los hogares pampeanos lo que terminó sobredimensionando los resultados en nuestro caso, al proyectarse conclusiones que no fueron representativas del universo.
En esta ocasión, se aguarda con expectativa que en los días posteriores el Indec dé a conocer las tabulaciones de la Encuesta Permanente de Hogares correspondientes al informe publicado el jueves.