El juez Charlín irá a juicio abreviado

El Tribunal Oral Federal, compuesto por Jorge Tripputi, Marcos Aguerrido y Pablo Díaz Lacava, decidió suspender el juicio oral y público que debía realizarse ayer en el Poder Judicial de La Nación y tendrán cinco días para decidir la admisibilidad o no del juicio abreviado acordado entre el fiscal Jorge Bonvehí y la defensora Laura Armagno, con pena de tres años de detención en suspenso y cinco de inhabilitación, contra el ex juez federal de Santa Rosa José Antonio Charlín.
Los cargos por los que debía responder -9 hechos en total- incluyen el abuso de autoridad, la malversación de fondos, el incumplimiento de los deberes de funcionario público, el acoso laboral y amenazas.
La primera audiencia del juicio oral y público debía dar comienzo a las 8.30 de ayer. Charlín llegó a las 10, en compañía de su asistente. Al salir del edificio, Charlín no quiso brindar testimonio al respecto, ya que habían consensuado con su defensora y el fiscal no brindar declaración alguna, por lo que sólo expresó “me voy con la conciencia tranquila y con serenidad”.
La defensora Armagno le manifestó a LA ARENA que “solamente hemos firmado con el fiscal Bonvehí un juicio abreviado, por lo que dependemos ahora de que el tribunal lo admita o no”, y agregó que “Charlín aceptó la responsabilidad, sólo que se cambia la calificación de algunos hechos que eran unas amenazas agravadas, se cambian por amenazas simples, que a criterio del fiscal se podía realizar ese cambio. Pero en principio sí, se hace cargo de la mayoría de las acusaciones”.
Charlin había sido designado como titular en el Juzgado de General Pico que todavía no está en funcionamiento por cuestiones edilicias y en el año 2013 fue denunciado por empleados y funcionarios judiciales como consecuencia de sus acciones durante los dos meses que se mantuvo como subrogante en ese tribunal federal de esta capital, por el fallecimiento de Pedro Zabala.

Político.
Por otra parte, el juez (que sigue a cargo del Juzgado Federal de General Pico) deberá afrontar un juicio político que comenzará el 1 de agosto a las 12 del mediodía en Buenos Aires. Allí se resolverá su continuidad o no al frente del juzgado piquense y, en caso de ser destituido, la provincia de La Pampa se quedará sin jueces federales designados. Luego de la audiencia realizada ayer, Charlin prefirió no realizar declaraciones con respecto a este tema.

Compartir