El PJ sigue arriba por 81 votos

Mientras continúa el escrutinio definitivo, y los 595 votos que tenía el PJ de ventaja se han ido achicando a sólo 81 sufragios de diferencia con Cambiemos, se está a la espera del resultado de los votantes en el extranjero, y de los detenidos sin condena firme.
No obstante, fuentes de la fuerza que integran el macrismo y el radicalismo han reconocido que las posibilidades de “dar vuelta” la elección ya no existen, en un tácito reconocimiento del triunfo del peronismo provincial.
El desempeño electoral del partido gobernante mantiene exultantes a sus dirigentes y adherentes -más allá que en General Pico no se pudo ganar, y tampoco en otras localidades importantes-, porque lo que se destaca es haber conseguido revertir los casi 20 mil votos que Cambiemos había conseguido como diferencia en las PASO. Aún así la performance de la segunda ciudad es muy destacada, porque de no haber sucedido esa remontada el PJ hubiera resultado perdidoso en la general.
No obstante Santa Rosa se constituyó, esta vez, en el bastión que terminó de impulsar el triunfo, y así es reconocido por propios y extraños.

Admisión de la oposición.
El diputado nacional, reelecto, Martín Maquieyra, en las últimas horas destacó que fue “una elección limpia”, y reconoció que el resultado final no se iba a dar vuelta. Más o menos en los mismos términos se expresó ayer en diálogo con este diario el apoderado de la Unión Cívica Radical, Carlos González, quien está participando del escrutinio definitivo.
Algunas de las claves de que Cambiemos no obtuviera el triunfo estuvieron dadas en que el gobernador Carlos Verna salió decididamente a acompañar a sus candidatos, que los militantes del PJ hicieron un intenso “trabajo de campo” visitando casa por casa a los votantes; y que algunos anuncios del macrismo fueran motivo de desagrado por parte de la sociedad.

Motivaciones de votantes.
Que se pretenda tocar las jubilaciones; que sólo se asignara a nuestra provincia un cupo mínimo de viviendas -menos de 100, cuando históricamente se han construido más de 1.000 por año-; y la evidente discriminación a la que Nación somete a los pampeanos (no hay obras nacionales en nuestro territorio) también tuvo su peso al momento de ir al cuarto oscuro. El ex gobernador Rubén Marín destacó que “mucha gente mayor” que no había ido en agosto concurrió a votar el domingo pasado, precisamente alertado porque se amenazaba tocar sus jubilaciones.
Hay que tener en cuenta también que hubo 12 mil votantes más que en las PASO, y además mucho menos votos en blanco, circunstancia que al final pudo haber beneficiado al PJ.
Con respecto a las expectativas que algunos tenían con los que votaron en el extranjero; y a los detenidos que también lo hicieron; en Cambiemos empezaron a admitir que eso tampoco “modificará absolutamente” el corolario.

No significativos.
Si bien se indica que había 1.200 personas habilitadas para votar en el exterior, sólo unos pocos habrían cumplido con el compromiso cívico, lo que prácticamente no incidiría en los cómputos totales. Más o menos lo mismo pasa con las personas privadas de su libertad: el número de los que podían sufragar no era significativo, y no podrían cambiar el resultado.
Las urnas están hoy depositadas en la sede de la Dirección Provincial de Vialidad, y las posibilidades de Cambiemos -o de cambios absolutos en los guarismos- parecen diluirse.
El viernes se espera que el trabajo de recuento esté concluido y, entonces sí, ya no habrá lugar para ni la más mínima de las especulaciones.