El Senasa cerró la puerta del asado pampeano

VERNA ENTREGO UN PETITORIO Y EL TEMA SE ANALIZARA EN REUNION DE GABINETE

El reclamo del gobierno pampeano para que se modifique la barrera sanitaria que prohíbe el ingreso de carne con hueso al sur del río Colorado para su comercialización hacia el resto de la zona patagónica será uno de los puntos de debate en la próxima reunión del Gabinete nacional.
El gobernador Carlos Verna entregó ayer en Buenos Aires un petitorio en la reunión que mantuvo junto a otros funcionarios patagónicos donde se estudió principalmente el impacto del tarifazo de luz y gas en el aparato productivo de las provincias de la zona sur del país.
Acompañado por el ministro de Desarrollo Territorial, Martín Borthiry, Verna volvió a ponerse al frente del pedido de distintos sectores políticos y productivos de la provincia por el levantamiento de la barrera que prohíbe el paso del asado a Río Negro, la provincia que más resistencia ofrece en beneficio del negocio de sus productores.
En la última semana, el gobernador pampeano presentó ante el Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa) una carta solicitando que se dejen de aplicar las ordenanzas que, bajo el argumento de luchar contra los brotes de aftosa que no se registran en el país desde 2005, impiden la libre circulación de productos cárnicos en el país.
“En el mismo sentido, Verna avisó que de no mediar una respuesta, cuando expire el tiempo administrativo, irá a la justicia, pero seguirá intentando que el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile, repare lo que claramente se revela como una barrera comercial antes que fitosanitaria. De hecho, en la práctica, pone en riesgo la salud de los rionegrinos, porque potenció el comercio ilegal y sin controles sanitarios, por los amplios márgenes de ganancia que deja”, se informó oficialmente.

Senasa.
Aunque Río Negro mantiene una postura intransigente, el presidente del Senasa, Jorge Dillon, también se manifestó en ese sentido al afirmar que “hay que impedir que eso ocurra”, en referencia al reclamo pampeano para poder comercializar su producción, el asado, hacia el sur del país.
El funcionario se mostró a favor de mantener la barrera sanitaria sobre el río Colorado y avaló fuertemente la posibilidad de reforzar los controles que impiden el ingreso de carne con hueso y hacienda, incluso con la presencia de las fuerzas policiales.
Esa fue la principal conclusión a la que arribaron los ministros ligados a los sectores productivos del agro de las provincias ubicadas al sur del río Colorado, quienes se reunieron con Dillon en las últimas horas en la sede del Senasa ubicada en la ciudad General Roca. Participaron representantes de diversos sectores de las provincias de Tierra del Fuego, Chubut, Santa Cruz, Río Negro y Neuquen.
Para Dillon, según informaron los medios rionegrinos, “La Pampa está en su derecho como provincia en un país federal, democrático, de hacer su solicitud, inclusive en ir a la Justicia, pero aquí tiene que primar el interés común del país y en este caso el interés regional”.

Plazo.
La respuesta del titular del Senasa parece ser un adelanto al planteo que hizo el gobierno de La Pampa en la última semana que elevó una nota a las autoridades de ese organismo y le dio un plazo de 30 días para obtener una respuesta favorable sobre su petición de poder pasar el asado con hueso hacia el sur. Ante una respuesta negativa, Verna tendría decidido ir a la justicia.
“Respetamos a todo el mundo que entiende que tiene que peticionar, del mismo modo que respetamos a todos los gobiernos provinciales que se manifiestan claramente a favor de prohibir ese ingreso de planchas de asado, porque para ellos no sólo puede poner en riesgo la oportunidad a futuro de comercializar mercancía con otros países, sino que también hace al desarrollo económico de la región. Son varias cuestiones que hay que considerar, no sólo las que tienen que ver con la sanidad animal”, afirmó Dillon.

Reclamo de las cámaras
Durante la reunión con el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, el gobernador Carlos Verna transmitió el reclamo que las cámaras hoteleras y de restaurantes de las provincias patagónicas elevaron al ministro de Energía, Juan José Aranguren, a raíz de los desmedidos aumentos en los servicios de energía eléctrica y de gas natural.
El reclamo tuvo que ver con “las consecuencia del aumento de la tarifa del gas sobre todo para aquellos que tenían compromisos adquiridos, que se añade al hecho de que la caída de la actividad ha producido una caída en la reserva y en la cantidad cubiertos vendidos, lo que se suma al costo de los insumos”, explicó el gobernador durante la reunión de la mañana.
Además de Verna y de los representantes de Chubut, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego, estuvieron en el cónclave el Secretario de Industria de Nación, Martín Etchegoyen; el Subsecretario de Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie; y el Subsecretario de Políticas Tarifarias, Andrés Chambouleyron. El gobernador pampeano viajó acompañado por el ministro de Desarrollo Territorial, Martín Borthiry.
El reclamo que transmitió Verna tiene relación directa con el recurso de amparo que la Cámara de Turismo de La Pampa y la Asociación Hotelera y Gastronómica presentaron la semana pasada en el Juzgado Federal para retrotraer la tarifa a sus valores anteriores.

Compartir