El STJ apuró el funcionamiento

TRAS LA DENUNCIA DE SABAROTS Y TESTA

La Oficina de la Mujer y de Violencia Doméstica fue creada el 30 de abril del año pasado por Acordada 335 y recién ahora se puso en funcionamiento, a pesar de contar desde hace tiempo con personal capacitado y un lugar específico en la Ciudad Judicial de Santa Rosa para atender a las víctimas. Ante las denuncias de diputados del radicalismo, el Superior Tribunal de Justicia apuró la puesta en marcha de esa dependencia.
La falta de funcionamiento de la oficina fue seguida de cerca por la ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Elena Highton de Nolasco, quien está a cargo de la red de oficinas de violencia doméstica que hay en el país y dependen del máximo tribunal. Una de ellas es la de La Pampa, a la que se suman las provincias de Santa Cruz, Santiago del Estero, Tucumán y Salta, donde las dependencias están en funcionamiento desde hace tiempo.
Junto a la piquense Patricia Testa, el diputado Abel Sabarots (Frepam) en su momento, tras reunirse con la vicepresidenta de la Corte, denunció públicamente que la Oficina de Violencia Doméstica de la provincia fue creada hace más de un año y no estaba en funcionamiento, por lo que presentó además un pedido de informe en la Legislatura pampeana dirigido al presidente del Superior Tribunal, Eduardo Fernández Mendía, que nunca avanzó.
“Desconozco cuáles son las razones por las que la Oficina no está funcionando, porque el recursos humano y físico está, es necesario contar con un espacio y un relevamiento que sirvan para atender los casos de violencia doméstica, sería una herramienta muy importante en La Pampa. Tenemos que ver estas cuestiones como una política de Estado, sostenida en el tiempo, sin importar los gobiernos que pasen”, manifestó Sabarots a LA ARENA.

1.500 casos.
La dependencia en cuestión facilita el acceso a la justicia y brinda asistencia a las personas afectadas por hechos de violencia durante las 24 horas, se reciben presentaciones espontáneas y casos derivados de hospitales, comisarías, organizaciones no gubernamentales y ofrece información elaborando estadísticas locales sobre la problemática. En Santa Rosa, según la fiscalía, entre mayo del año pasado y marzo de este año hubo al menos 1.500 denuncias por violencia de género y violencia familiar.